Tu eres el visitante No.

lunes, 14 de diciembre de 2015

Gol de James en La Guajira - Carta de un Wayuu para James Rodríguez

Desde Maicao, Territorio Guajiro, Territorio Wayuu.

Fotografía de Miguel Iván Ramírez Boscán en La Comunidad de Yaamain, 4 vías de Maicao

Reconozco que me emocioné cuando vi tu campaña #‎LaPrimeraGota, amigo James.  De hecho, antes de continuar, discúlpame por el atrevimiento de escribirte con semejante confianza.  En verdad te escribo desde el profundo respeto que despiertas en mí, pero al seguir de cerca tu carrera futbolística, al haber sentido en carne propia las vibrantes emociones que nos has regalado a los Colombianos con tu impecable desempeño, desde la selección, hasta cada uno de los clubes en los que has jugado, has hecho que mucha gente como yo, te sienta como un amigo más, como un compinche muy cercano, casi como un hermano de esos que solo adopta el corazón, ahora con más razón, cuando he visto que tus ojos y tu buena intención, están puestos en las calamidades que vive La Guajira.

La Guajira es un departamento que ha sido bendecido con innumerables virtudes naturales y culturales que lo han llevado a convertirse en un paraíso exótico para Colombia y el mundo.  Los inigualables lugares, indómitos y bellos a los ojos humanos, son un atractivo turístico que atrae desde nativos hasta visitantes de talla internacional.  La inigualable artesanía que tejen dedicada y labioriosamente, las mujeres Wayuu artesanas que luchan por un comercio justo.  A todo lo anterior se suma el hecho de que, en La Guajira, se encuentran los gigantescos yacimientos de carbón térmico para producir energía de la mejor calidad en países como Alemanía, Italia y Estados Unidos, entre otros. Esta tierra pareciera entonces que  lo tiene todo para vivir perfectamente, pero los que habitamos este suelo, no podemos encontrar las razones adecuadas para explicar el por qué con tanto potencial para ser un departamento ejemplo de economía  exitosa a nivel nacional, nos encontramos recogiendo las migajas del olvido y la indiferencia convertida en lástima pasajera. 

Esta es, mi amigo James, ésta es mi Guajira engalanda, que por años fue olvidada y hoy se yergue grande.  Aquí es donde yo vivo, y como habitante de este lugar te debo confirmar que efectivamente se padece de hambre y de sed. Pero debo contarte mi amigo James, que los más muertos de hambre y sed se divierten vivos, sí, porque andando de comunidad en comunidad, sea esta Wayuu o Wiwa o una comunidad afrodescendiente o una comunidad desplazada por la violencia, mueren de hambre y sed por el dinero. Sí mi amigo James, los más muertos de hambre son los políticos y los gobernantes de turno y ¡hay más!:  mientras aquí la gente y en particular los niños y las niñas Wayuu se muere de hambre y sed, con tristeza te cuento que justamente esos políticos de turno que buscan saciar su gula de poderío económico y que a la vez tienen pervertida a la sociedad que vive al pendiente de las “picadas” de contratos con alcaldías y gobernación, son unos de los que desangran los recursos que se destinan para mitigar el hambre de los que no tienen comida o agua, dineros que nunca llegan a las comunidades pero si a las cuentas bancarias de todos los que esperan un pedacito del botín.  Solo para nombrar algunos ejemplos, esto lograrás evidenciarlo en algo actual:  el alcalde de Maicao Euripides Pulido tiene la casa por cárcel; la ex alcaldesa de Manaure, Francisca Freyle está presa; mientras, la ex alcaldesa de Uribia Cielo Redondo escapó de un operativo montado para su captura; ni hablar del ex gobernador Juan Francisco “Kiko” Gómez, preso también por varios delitos en su contra y ni que decir de las decenas de funcionarios públicos que también están presos o que enfrentan investigaciones serias en su contra, todo causado por el hambre y la sed del descarado “CVY” – “Cómo Voy Yo” tan encarnado en nuestra sociedad, que es parte de la enfermedad que nos azota en esta esquina de Colombia.  

Pero las más hambrientas, mi amigo James, son las multinacionales.  Con nosotros en La Guajira convive el Cerrejón, una multinacional que desentierra carbón mineral para ser exportado, dicha extracción lleva consigo una masacre ambiental, nefasta para nuestro frágil ecosistema que carece principalmente de agua, la cual nuestro departamento obtiene de una sola fuente hídrica como lo es el Rio Ranchería del cual esta empresa, paradójicamente y literalmente “se toma” millones de litros de su caudal, solo para procesos de lavado del carbón. Esta realidad, termina siendo un hecho que acelera de manera indiscriminada el cambio climático local porque afecta el microclima que, como ya he mencionado, es frágil además de altamente vulnerable, tan vulnerable como la gente que aquí habita y que ha sido obligada a mendigar cuando teniéndolo todo, se lo han robado.   Esta realidad,  mi amigo James, si se analiza con la lógica de la más simple que existe se traduce en que algo anda mal… Entonces me atrevo a pedirte que te contestes a ti mismo una pregunta que me ronda desde siempre el pensamiento:   - ¿por qué si es tan crítico el tema de la sed de nuestra gente y de nuestra tierra, se permite que empresas extractivistas de este tipo impongan sus reinados en nuestros territorios, además,  con la cínica venia del Estado?

Con alegría, mi amigo James, tengo que decirte que los frutos de tu campaña ya han llegado a La Guajira.  Con satisfacción los medios de comunicación así como guajiras y guajiros, hemos replicado la noticia de que tu Madre Pilar, ha venido a traer mercados y botellas de agua a los más necesitados. A esta maravillosa iniciativa, a manera de anécdota, te expongo otra de mis reflexiones insistiendo en que mis comentarios los hago desde mi admiración por ti y desde el más profundo respeto que te profeso: -Hace algunos meses, medios de comunicación encendieron las alarmas por la sequía, lo cual estimuló una opinión nacional e internacional que se volcó a La Guajira para traer agua en botellas y bolsas de todos los tamaños y marcas pero tristemente, después de  lograr poner un paño de agua tibia a la sedienta situación,  al caminar por varias de esas comunidades, quienes aquí habitamos vemos con preocupación que toda esa oleada de agua prisionera en plástico, luego de saciar momentáneamente la sed, finaliza su ciclo de vida ensartándose en los arbolitos de trupillo y los cactus que adornan este paraje.  Entonces, una solución está trayendo otro problema y temo que en poco tiempo las niñas y los niños Wayuu que hoy padecen enfermedades relacionadas con la desnutrición, se encuentren nadando en un mar de plástico contaminante, y creo que esa tampoco es la idea.

Quizá parezca extrema la realidad que te cuento mi amigo James, pero el objetivo de esta carta no es ni exagerar la situación, ni poner quejas, ni mucho menos cuestionar tu iniciativa, sino más bien aportar a tu campaña que sé, has emprendido con la mejor de las intenciones para ayudar a esta gente que es tu gente.  Te invito mi amigo James,  a que hagas crecer aún más tu campaña en torno a contrarrestar estos puntos que te he expuesto en esta carta. Te invito mi amigo James, a que vengas a La Guajira para que conozcas de primera mano la situación, para que se analicen de manera conjunta soluciones que vayan más allá de traer a las comunidades agua prisionera en botellas cuando se podría liberar el agua que corre debajo de la tierra o que sigue viva y libre en el caudal de nuestro abuelo el Río Ranchería. Seguro que con tus asesores se podrán diseñar Hash Tags y videos donde te pronuncies y se promueva evidenciar la responsabilidad que tienen los corruptos y las multinacionales en el hambre y sed.

Sé que esto no es tu responsabilidad, pero tu gallardía al empujar esta campaña, demuestra que te mueves tan bien por las causas nobles para ayudar a tu pueblo, como te mueves en la cancha.  Te invito a que estimes la posibilidad de que programemos un partido en la cancha del estadio de Maicao el cual por poner otro ejemplo no ha sido terminado por el mismo cuento de la corrupción, pero que la coyuntura si sirva para que una figura pública tan querida, venerada y amada por el pueblo Colombiano, verdaderamente pueda generar cambios profundos, porque es qué otra cosa que te digo mi amigo James, es que cuanto te he dicho aquí, ya lo han dicho muchos guajiros y nada ha pasado, pero tengo esperanzas en que tu logres que definitivamente “nos paren bola”. 

Cada partido de fútbol que me entero vas a jugar busco verlo con la ilusión de felizmente verte anotar un gol, lo cual repleta de felicidad y orgullo de país mi pecho, el cual latió cada segundo que tarde redactando estas letras que he escrito con humildad y respeto; no sé si llegue a ti, pero de igual manera espero sirva para que todo aquel que la lea entienda que es lo que pasa en La Guajira, pero que además de a poco esta sirva para contribuir desde mi pensamiento para que la enfermedad que carcome a La Guajira que es una combinación de corrupción, clientelismo y multinacionales, deje de seguir “anotándonos esos goles”, porque sus goles corruptos no nos dan para comida ni agua.

Me despido mi amigo James, mi querido hermano adoptado de mi corazón y  te envío con este texto un regalo que es la fotografía que acompaña esta carta en la que aparece un niño Wayuu en la cotidianidad de su comunidad buscando agua y portando con infinito amor y profundo orgullo tu camiseta.  Mi querido James, nos hemos puesto tu camiseta y te agradezco por apoyar con tu campaña a mostrarle al mundo la realidad de las niñas y los niños Wayuu a los que ha matado el hambre, la sed, la contaminación, la indiferencia. Gracias mi hermano James por ponerte la camiseta de nuestro pueblo.


Con afecto, respeto y admiración se despide Miguel Iván Ramírez Boscán.


PD: Sería bueno si vienes al partido con Teo, Bacca y David Ospina.

twitter: @MiguelWayuu
Instagram: @miguelygram

jueves, 27 de agosto de 2015

Escuela de Comunicación Wayuu… ¡Ya camina… Ya tiene un año!


Por, Mile Polanco
Red de Comunicaciones
del Pueblo Wayuu
@milepolanco1

Y así como un bebé al nacer, ha requerido de mucho cuidado, afecto y amor para enseñarle que es la vida, que es lo bueno y lo malo, hacerle conocer cuál es su espacio y empiece a dar sus primeros pasos… todo esto en medio de sacrificios, extensas jornadas de dedicación, y así tal cual, sin darnos cuenta, crece y crece a diario, hasta tal punto que ya camina.

Celebramos un año visitando Territorio Wayuu de Albania, donde fuimos recibidos por Las Autoridades Wayuu del sector, quienes nos hablaron de la escuela, ya sabían de ella y la apoyan por completo como muchísima gente más que ha venido haciendo seguimiento a este proceso que como se ha venido diciendo siempre, no es de nadie, no le pertenece a ninguna organización o particularidad oportunista, sino que por el contrario, ha sido engendrada para el Pueblo Wayuu en general, sin distingo político, social u organizacional; es de todo aquel que respire, piense, sueña y proceda como Wayuu, así como también a todo aquel Amigo Alijuna que deposita su apoyo en esta iniciativa que no persigue una ambición diferente si no lo es la de hacer un aporte a nuestro Pueblo Wayuu y su gente.


La Escuela se ha metido en el corazón de muchos, como por ejemplo lo demuestran el incondicional apoyo de Hugo Leones y su equipo periodístico Diario del Norte, periódico El Heraldo y Al Día, donde Sandra Guerrero, esa Barranquillera de sentir Guajiro y el Maicaero José Luis de La Hoz, sin reparo alguno han estado prestos a hacer sus aportes, los cuales han sido valorados, pero sobre todo han garantizado que La Región Caribe y parte de Venezuela se enteren que el Pueblo Wayuu no es solo foco de lamentar, sino que por el contrario, hay mucho por aportar. De la misma manera nombrar Organizaciones Internacionales como Fokus y La Unión Europea, entidades Nacionales como Ministerio de Cultura y del proceso Indígena como La ONIC, algunas otras de carácter Regional como TicKaribe, de Venezuela como la Alcaldía del Municipio Guajira y las organizaciones que hacen parte de La Red  de Comunicaciones, ha sido su cooperación lluvia de bienaventuranzas a este caudal de rio sobre el cual se navega cada vez mejor.


Las y los Jóvenes que nos acompañan han crecido junto a La Escuela y junto a nosotros como equipo visionario y orientador de lo que hoy se ha construido; hoy se les ve como se pensó, con actitud de liderazgo, amando su cultura, redimensionando sus valores como Wayuu, identificando diferentes lugares emblemáticos del territorio, respetando a sus mayores y fortaleciendo sus sueños, los cuales son principales orientadores de lo que hoy vivimos y respiramos alrededor de cada uno de los productos realizados sesión tras sesión, los cuales dan buena cuenta de quienes somos, cómo estamos, qué hacemos y para dónde vamos.


Si, con inmensa satisfacción y felicidad en el alma, La Escuela de Comunicación Wayuu ha cumplido un año, motivo suficiente para celebrar con orgullo, y a la vez depositar mayor fuerza en la disposición de seguir adelante, porque aprender a caminar es un primer paso que ha inculcado la conciencia de que debemos continuar con mayor dedicación y esmero, cumplir nuestro objetivo de este año, graduar estos Jóvenes como “Comunicadores Indígenas y Comunitarios”, los cuales van a acompañar a sus comunidades, resguardos, municipios, organizaciones y empresas con el valor de la responsabilidad inculcado con el objetivo de fortalecer su pueblo y su gente, porque ya es momento de que nuestras historias las contemos nosotros mismos.


lunes, 20 de julio de 2015

Ejemplos y sonrisas de Mayabangloma


Relatos y vivencias acerca de la 7ma Sesión de La Escuela de Comunicaciones que en esta ocasión visitó Mayabangloma en el Sur de La Guajira, contando además con el acompañamiento del Ministerio de Cultura respaldando el proceso.

Por, Miguel Iván Ramírez Boscán
Miembro de La Red de Comunicaciones
Del Pueblo Wayuu

Para esta ocasión he querido hacer un escrito sentido mucho más personal, desde lo vivido y respirado durante los días que se me han presentado la oportunidad de visitar Mayabangloma, logré dimensionar muchas situaciones que a diario se comentan entre wayuu, pero que nunca nos atrevemos a sacar hacia afuera, porque el celo y el orgullo es más fuerte que la voluntad; en el marco de la 7ma sesión de La Escuela de Comunicaciones Wayuu, con el mayor de los respetos, me permito contar mi experiencia.

Mayabangloma está compuesta por 4 comunidades que dan forma final a su nombre; Mayalitas, Bangañitas, La Gloria y La Loma, las cuales desde los años 80 venían reuniéndose en torno a la palabra intencionada con el fin de repensarse para proyectar su futuro, situación con la cual desde sus inicios recalcaban que el valor fundamental para lograr sus objetivos, debería estar basada en la unidad, con la que fortalecerían su camino que jamás les permitiera perder los horizontes claros de consolidarse de tal manera que pudieran garantizar 3 cosas esenciales, la tierra, su cultura y vivir felices entorno a las 2 anteriores.


Luego de un logro que apoyó valientemente el Movimiento Indígena Nacional, como lo es la constitución de 1991, se establecieron en Colombia parámetros que salvaguardaran y reconocieran los derechos a las culturas indígenas y los territorios que les correspondían, en ese sentido la figura de Resguardos tomó por fin protagonismo suficiente como para que hubiese la voluntad estatal de establecer criterios concisos acerca de la entrega de tierras para que las comunidades desarrollaran sus vidas en el ejercicio de gobiernos propios, siendo esta figura la que adoptó Mayabangloma, que para el año 1989 de manera Autónoma se declaran como Cabildo, siendo esta la antesala para que el 1 de Noviembre de 1994, se declarara bajo la Resolución estatal No. 046 como Resguardo Indígena.

Fonseca, al Sur de La Guajira, tomando la ruta hacia el corregimiento El Hatico, luego de pasar por un reseco Rio Ranchería, cuyos alrededores demuestran inoperancia municipal debido a que sus riveras están atiborradas de putrefacta basura, y luego de unas ostentosas fincas arroceras es el camino que conduce hasta esta comunidad, la cual contrasta abismalmente con lo anterior, ya que se percibe una comunidad que ha logrado en muchos sentidos organizarse de tal manera que el aire que se respira es de total tranquilidad y el ambiente que se percibe evidencia el trabajo invertido.

Una carretera totalmente nueva conduce hasta un retén de La Guardia Indígena, que es la que da la bienvenida anteponiendo siempre una sonrisa, árboles de cañaguate adornan dicha entrada, un colegio, casas tradicionales de barro y la emisora es lo primero que se ve, al saludar a cualquier wayuu te recibe de agradable manera también con una sonrisa para poder brindarte información, siendo una de las principales visitar al Cacique Gobernador Oscar Uriana, quien también sonríe para saludarte, y de quien se sabe es un emblemático señor que ha liderado varios procesos que son los que demarcan gran diferencia entre muchas rancherías wayuu y Mayabangloma.


Vaivenes de la vida cegaron los ojos del valiente Cacique hace algunos años, pero aún sin vista es sobre quien reposa la visión de lo que es hoy Mayabangloma, partiendo de como el mismo lo dice, - “si no hay unidad, no somos ná”, complementando sabia y orgullosamente– “La Guardia Indígena, La figura de Cabildo, de Cacique Gobernador, incluso de Resguardo, no son formas tradicionales en las que se organiza social o políticamente el Pueblo Wayuu, sin embargo Mayabangloma es clara evidencia de la habilidad que tenemos los Wayuu de apropiarnos de lo de afuera para ponerle su toque acorde a nuestros intereses, salvaguardando por supuesto nuestros usos y costumbres, pero sobre todo que nuestra gente viva bien, que tengan donde tener su enramada, su telar, sus chivitos y sus siembras”.

Me atrevo a citar entonces una palabra que reiterativamente escuché por cada rincón, “Unidad”, principio, centro y final de todo lo que ha logrado este resguardo hasta el día de hoy, - un modelo educativo indígena propio, no hay un solo niño desnutrido, la sequía que azota a La Guajira la alivianan con una pluma de agua que llega a cada casa o hasta albercas comunitarias gracias a que lograron acuerdos con el acueducto que se encuentra en el Municipio de Distracción, con el líquido mantienen abundantes siembras en cada patio de sus casas, la emisora Utay Stereo emite señal para todo el Sur de La Guajira, su juventud en medio de diversas manifestaciones de la moda tienen claro lo que son, las mujeres tejen todo el tiempo, niños, jóvenes y mayores pastorean sus ovejos por los verdes oreganales y es enérgica la lucha por seguir recuperando las tierras que les pertenece, absolutamente todo gira entorno a tomar decisiones en unidad, siendo una expresión habitual escucharle decir a todo el mundo – “aquí nos podemos agarrar de los pelos, pero las decisiones deben ser concertadas y definidas en unidad”.


El Pueblo Wayuu y su organización social se basa ancestralmente en familias y castas, esto repercute incluso en sectorizaciones del territorio donde se habita, siendo esta realidad un argumento por el cual se evidencia en los actuales tiempos que “cada quien tire pa´ su lao”,  arrojando entonces de esta manera que el modelo político y económico propuesto por Colombia en la actualidad haya inducido que las familias y rancherías se vean en la obligación de conformar organizaciones, las cuales lastimosamente a diario se debaten entre la disputa de recursos o participaciones que supuestamente deben verse reflejadas en el beneficio de las comunidades, lo cual quizá sin quererlo va generando esa dualidad y entre celo y orgullo del que hablé al inicio, porque como se lo escuché una vez a una buena amiga, . “Lo que mejor sabemos hacer los wayuu, es tirarnos vainas entre nosotros mismos…” reflexión que aterrizándola y sumándola a La Guajira de hoy, gracias a la corrupción, hemos llegado a cifras vergonzosas en cuanto a educación, desnutrición infantil, no existe el mínimo vital de agua en la mayoría de las rancherías y cada vez más vemos como familias enteras migran a cascos urbanos; pero más vergonzoso aún es que es cierto, no paramos de mirar el sucio en el ojo ajeno.

Ante esta realidad me atreví a preguntarle al Cacique Oscar - Cacique, partiendo de la realidad que se percibe de Mayabangloma,  ¿qué consejo le da a las nuevas generaciones que empiezan a perfilar liderazgos en el Pueblo Wayuu? – Suspiró profundamente, se quitó su sombrero, levantó su cabeza girándola hacia donde yo me encontraba y con una sonrisa más, respondió: - ¡Despójense de creer que tienen siempre la razón, escuchen desde el más pequeño hasta el más anciano, y con la voz de todos fortalézcanse en unidad, unidad y unidad!…”.


Cada vez más se suma gente creyendo en este proceso, para este cita nos acompañó un delegado del Ministerio de Cultura por ejemplo, quien apoyó para registrar en 7 escritos, 2 videos, un pregrabado radial y un programa de radio en vivo, gran parte de lo que he dicho en mi escrito pero de manera más detallada, nombrando un personaje mucho más emblemático aún en Mayabangloma, El Cerro Utay, el cual nace, llega a su cúspide, baja y reposa ahí mismo, sin otro cerro hermano ni hermana, porque es un cerro único y considerado como un guía espiritual, con el cual dicen sus hijos de este resguardo, es en quien se apoyan y guían espiritualmente a través de los sueños, y de quien recibieron este mensaje de crecer por siempre en unión.


Cada madrugada de los 4 días que allí estuve me olvidé de la televisión, del pandémico whatsapp, de los azares en los que vivo en Maicao; envuelto en mi chinchorro a un costado de la enramada que me brindaron para dormir, despertaba con un espectacular cielo “rojiamarizul”, con las sonrisas de quienes nos brindaron morada, viendo una pareja de colibríes danzando en un matorral, escuchando a las y los jóvenes escuelantes hablar y hablar de todo lo que estaban aprendiendo de Mayabangloma y su gente, resaltando principalmente esa enseñanza que nos dejan como lo es la de entender que somos wayuu, y que aún en medio de las diferencias, la unión es lo que debe primar, valiéndonos de que debemos fortalecernos como pueblo fundamentado en procesos colectivos que no distingan territorios, organizaciones, castas o familias, sino que por el contrario con cabeza y mente sabia usemos el valor de la palabra, apoyada en las realidades para tejer el ejemplo de Mayabangloma, La Unidad.


lunes, 22 de junio de 2015

Felicidades y Calamidades que encontró La Escuela de Comunicaciones del Pueblo Wayuu en Jepira – Cabo de La Vela


Por, Miguel Iván Ramírez Boscán
Miembro de La Red de Comunicaciones del Pueblo Wayuu

Pensar en el Cabo de La Vela para el mes de Junio comúnmente en la actualidad se asumiría como el perfecto lugar para ir de vacaciones, sin embargo por parte de La Escuela de Comunicaciones del Pueblo Wayuu, visitarle se pensó con un sentimiento mucho más profundo, ya que bajo la cosmovisión del Pueblo Wayuu, Jepira, el nombre único y verdadero de este lugar, es uno de los sitios sagrados de mayor importancia espiritual para los Wayuu, razón por la cual sería imposible pensar en su cielo, mar, tierra y gente, tan solo para visitarle de manera insignificante solo con fines recreativos, sino que por el contrario encontrar en sus cientos de espectaculares rincones, motivos para contar sus realidades en el marco de la Escuela que para ésta fecha llega su 6ta sesión.

Provenientes de todas partes de La Guajira, los escuelantes cargados de expectativas esperaban la visita a este lugar, la buena energía se respiró desde el principio, y luego de recorrer el camino donde se cruzó por el majestuoso desierto que le da la antesala al Cabo, la atención se centraba en saber que temas, metodologías, lugares y personajes se irían a visitar, para que después en los acostumbrados productos se pudiera narrar al mundo todo lo que allí sucede, y que en medio de su gran cortina de ser el principal destino turístico del Departamento de La Guajira, como Wayuu se podría llegar más allá de lo que sus enramadas de yotojoro y platos de langosta dejan ver, ya que de Wayuu a Wayuu las realidades de esta población pueden tomar un rumbo diferente, teniendo en cuenta que como todo el resto del Territorio Wayuu, el Cabo de La Vela también a diario se debate entre mantenerse impecable para atender los visitantes y lucharse con la indiferencia estatal.


Maria Concepción Ospina, más conocida como Conchita, mujer del clan Ipuana y conocedora de los saberes Wayuu, narró en su palabra detalles de la importancia espiritual que representa Jepira para nuestro pueblo, ya que es allí el lugar donde descansa el alma de todo ser vivo luego de morir, siendo esta la principal razón para conservarle y respetarle; Ranchería utta, una de las empresas de mayor proyección que allí se encuentra, acogió la visita de La Escuela, donde Michael Polanco, fue personaje de uno de los productos contando sus historias en torno al turismo; Eto Marti, hombre de procedencia alemana contó cómo se enamoró del viento y el mar enseñando a deportistas, turistas y jóvenes Wayuu a navegar con el “WindSurf” y a volar con el “Kitesurf”; Mujeres artesanas que a diario se maquillan la cara de manera tradicional para soportar el sol, caminan hasta la orilla del mar para tejer y tejer incansablemente bellas mochilas, siendo Margarita una fuerte y trabajadora mujer la que en sus relatos contó vivencias en torno a este oficio al que describió como su pasión; Aaron y Jesus, contaron grandes travesías y aventuras a las que se enfrentan como pescadores; pero en medio de estas grandes historias la escuela también se encontró con que la desnutrición se carcome la triste mirada de los infantes, la sequía rasga la tierra y las paredes del estómago de la gente que pelea por la poca agua que mandan desde Uribia, y que por último la triste realidad del mal manejo da las basuras es lo que da la bienvenida al turismo, siendo esto una gran evidencia de la negligente indiferencia y abandono que sostiene sin reparos el estado ante esta comunidad, la cual pide desesperadamente se le extienda la mano para ser organizada y así poder manejar el crecimiento desmedido que el turismo no planeado viene trayendo consigo, porque las nuevas necesidades requieren de minuciosa atención.

Estos 8 temas fueron abordados por 8 grupos diferentes, se hicieron videos, programas de radio, se tomaron fotografías y se escribieron importantes documentos que narran a profundidad las felicidades y calamidades del Cabo de La Vela, tratando al finalizar la sesión un tema más que no es ajeno para ninguno, donde se hizo mención y agradecimiento a Fokus, quienes por medio de los convenios que sostienen con La Fuerza de Mujeres Wayuu, apoyaron una vez más la Escuela de Comunicaciones, proponiendo para esta ocasión tratar el actual tema de La Paz, con lo que se propició un espontaneo conversatorio en el que se socializó el contexto de lo que gira alrededor de las negociaciones que sostienen el Estado Colombiano y La Guerrilla de Las Farc- EP en La Habana –Cuba desde el 2012, en el que los 5 puntos principales que se están negociando como lo son la terminación total al conflicto armado, la tierra, las víctimas, el narcotráfico y la participación política, permitiendo con esto que se diera antesala a la opinión por parte de asistentes a esta sesión para que compartieran su sentir en torno a lo que se considera es La Paz desde su ser Wayuu en el ejercicio de las comunicaciones, comentando por ejemplo que para el Wayuu en el idioma Wayuunaiki no existe traducción precisa para interpretar lo que sería La Paz, que por el contrario existen palabras como por ejemplo lo es “Aleewaa”, la cual hace alusión al valor y significado moral de la Amistad, siendo esta la forma más sensata de  lo que para el Wayuu sería vivir en paz, que todos nos tratemos en el equilibrio de la amistad. Se comentó también la responsabilidad que debe asistir el espíritu de un comunicador Wayuu, ya que cámaras, grabadoras y computadores deben ser apropiadas para que sea el Wayuu mismo quien cuente lo que considera que es La Paz.


El Cabo de La Vela, o Jepira, como en realidad se le debe llamar, sin lugar a dudas siempre tendrá grandes cosas por descubrir, en su horizonte no se distingue donde inicia el cielo o termina el mar, en su viento vuelan las ideas para luchar, en sus arenas se registran los pasos de gente que ama su tierra, y en los ojos de sus habitantes se refleja el espíritu de amar la vida en torno a proteger este patrimonio del Pueblo Wayuu para futuras generaciones.

______________

El siguiente video es un microdocumental realizado por los escuelantes que narra una pequeña pero significativa historia sobre las realidades que afronta la comunidad de cara a la problematica del agua.


lunes, 25 de mayo de 2015

Para qué farmacia si en el monte lo hay todo


Combatir la desnutrición y sanar el alma, fueron algunas de las reflexiones sobre medicina tradicional wayuu que se compartieron en el marco de la 5ta sesión de la Escuela de Comunicaciones del Pueblo Wayuu que se llevó a cabo en La Ranchería La Paz del Municipio de Maicao.

Por, Miguel Iván Ramírez Boscán – Wayuu Epinayu
Miembro de La Red de Comunicaciones del Pueblo Wayuu – Pütchiimajana
Coordinador de La Escuela de Comunicaciones del Pueblo Wayuu

“Señora Rita, caminemos mejor hacía el otro lado porque para allá lo que se ve es puro monte”. - Sugerí mientras ella caminaba pausadamente pero segura hacia donde iba, pero al escucharme se detuvo, giró suavemente su cabeza, la cual dejó descubrir una tranquila y sabia sonrisa que acompañó diciéndome: - ¡Es que es precisamente para el monte el lugar donde debemos ir sobrino!

De esta manera se dio inicio a un recorrido guiado por las Autoridades Espirituales Rita Fince y Cecilia Bonivento, de la mano del Gestor Cultural Joaquín Prince “Inco”, quienes aceptaron la invitación por parte de La Escuela de Comunicaciones del Pueblo Wayuu para que el marco de su 5ta sesión guiaran con sus saberes la temática escogida, como lo fue la Medicina Tradicional Wayuu, la cual se cubrió por los jóvenes escuelantes aprendiendo sobre el género periodístico de “La Noticia”, obteniendo 8 productos comunicacionales, entre escritos, audios y videos que dieron cuenta de diversas preocupaciones, fortalezas y planteamientos de los que se debe estar atentos, debido a que es precisamente en los conocimientos ancestrales indígenas donde tienen las grandes multinacionales farmacéuticas los ojos puestos, ya que es allí donde se encuentran centenares de curas a enfermedades a las que la ciencia no ha logrado encontrarle solución, pero a la vez convertirla en estrategia de mercadeo que les permita seguir abultando sus cuantiosas fortunas.


¡No sabe el alijuna, incluso a veces el wayuu, lo que hace desmontando lo que mal llaman maleza, siendo que es allí donde se encuentra la cura a muchos de sus males, no solo del cuerpo, sino también del alma! – Comentaba en su idioma wayuunaiki la Señora Cecilia, quien empuñaba en su mano con gestos de satisfacción gran variedad de arbustos, semillas, ramas, hojas, troncos, cortezas, flores y hasta hongos, los cuales había recolectado en un tramo de poco menos de 40 metros, y que con el involuntario asombro las preguntas por parte de los escuelantes a las sabedoras, brotaban como una planta más.

Por la noche se preparó una Yonna, danza tradicional wayuu que se ha folclorizado como si fuera un simple baile, pero que su fortaleza es inigualable para alejar malas energías y a la vez atraer las buenas, dar una buena y oportuna interpretación a un sueño puede cambiar el destino de quien se encuentre en peligro, bañarse con algunas ramas seleccionadas puede proteger y trazar mejores caminos, la presencia o comida de animales puede salvarte de enfermedades que se creen incurables y por último las plantas complementan todo esto, porque – “nosotros no nos enfermamos solo de dolencias del cuerpo… el alma también suele enfermarse y cuando es el alma la que se enferma, la cosa se pone peor…” – Decía meciéndose en un chinchorro la Señora Rita.


Ante todo esto los jóvenes de la escuela identificaron en sus entrevistas grandes preocupaciones también, como por ejemplo lo es la tendencia a desaparecer de la primera Autoridad Espiritual y Medicinal que milenariamente ha acompañado a los Wayuu; La “Oütsü”, ser femenino que representa dentro de la cosmovisión wayuu la energía de La Madre Tierra, y que es precisamente las energías de la misma la que comunica por medio de sueños los diversos saberes medicinales, para que de esta manera pueda proceder a sanar alma y cuerpo de quien lo necesite. -“Yo conozco pocas “Oütsü”, de hecho nada más conozco 3, ya casi no las hay… ahora lo que hay es un montón de “espiritistas” que engañan a la gente para llenar sus mochilas de plata y no curan nada” – contaban con preocupación y melancolía a los escuelantes las Autoridades Espirituales en medio de sus reflexiones.

                         

La desnutrición infantil, realidad actual que mediáticamente se ha enterado el mundo entero padecemos en Territorio Wayuu, fue uno de los temas abordados en los conversatorios, para el cual la Señora Rita decía: - “yo si veo las noticias y periódicos que desde el año pasado cargan ese tema, nada más que se ven bolsas de “Bienestarina” de aquí para allá, pero yo que sé cómo se trata eso desde la medicina tradicional, nunca han venido a consultarme nada… si nos consultaran grandes avances se habrían visto, pero como ya no creen en los conocimientos de uno”.

El fruto del trupillo hervido junto con ramitas del mismo, sirve para el azúcar, el fruto del divi divi para la gripa y dolores crónicos de la garganta, el malambo alivia dolores de cabeza y diarrea, la sábila es un cicatrizante único, así como también ayuda a la flora intestinal para mantenerse activa, semillas poco conocidas que en idioma wayuunaiki se conocen como “alepshü” alivianan los dolores del parto, éstas entre muchas plantas más, dan lecciones de vida que despiertan la dormitada confianza que hay en las medicinas tradicionales del Pueblo Wayuu, que sin duda alguna de tenerle en mayores proporciones presente, cuidaríamos más la Madre Naturaleza para que con sus plantas ella misma nos cuide a nosotros.



“¡Nadita hay que ir a buscar a las farmacias a gastar la poca plata que hay, solo basta con caminar el monte, conocer un poco sobre las plantas y tomarlas como medicina según la enfermedad que padezca el cuerpo… eso sí, no olvidemos también la fortaleza de soñar, es ahí donde sanamos el alma, ella también necesita ser tratada!” – Sembraba sabiamente la Señora Cecilia en su hablar finalizando la jornada.

Grandes y diversas reflexiones surgen alrededor de la forma de ver el mundo por parte del Pueblo Wayuu, la medicina tradicional ha dejado grandes enseñanzas que debemos resguardar para que no se pierdan o vengan de afuera a apropiárselas.


La Escuela de Comunicaciones que para esta 5ta sesión visitó la Ranchería La Paz cerca del Municipio de Maicao, se llevó a cabo gracias al rescate de un valor cultural como lo fue realizar una “Yanama”, practica en la que todas las personas asistentes hicieron un aporte que se vio desde la chicha, ovejo, arroz y bulto de guineo entre muchas cosas más, programando para el mes de Junio visitar Jepira – Cabo de La Vela, sitio sagrado más importante para el Pueblo Wayuu, allí se estará abordando y profundizando la temática de la espiritualidad y cosmovisión Wayuu, hilando de esta manera una experiencia más para contarle al mundo como aporte para la pervivencia de nuestro pueblo.

sábado, 2 de mayo de 2015

Videorecaudación para las Wayuu
Por: Karmen Ramírez Boscán abril 28, 2015
"Nota Ciudadana" es un espacio generado por nuestros lectores y no refleja o compromete el pensamiento ni la opinión de Las2Orillas.CO
Wayunkerra:  El Experimento
http://notiwayuu.blogspot.com/2013/11/segunda-sesion-de-la-escuela-de.html


La situación de hambruna y miseria que afecta dramáticamente al pueblo Wayuu, podría en cierta medida iniciar procesos de mitigación e incluso de erradicación a través del apoyo a las mujeres Wayuu artesanas más pobres por parte de quienes admiran su trabajo artístico/artesanal. Muchos estudios sobre cómo invierten las mujeres el dinero que ganan, refleja que lo invierten en sus familias, en alimentación para sus hijos e hijas y en educación, al mismo tiempo que invierten en sus propias formas de economía para poder sobrevivir. Estos apoyos no pueden seguir siendo de emergencia, se tiene que pensar en estrategias que sean sostenibles, autónomas y que además generen autosuficiencia.
Éste artículo publicado hace más de un año y cuyo título original era “Susu Wayuu, Mochila Wayuu, Wayuu Bag: así se ‘roban’ el patrimonio cultural Wayuu”, fue publicado recientemente por el portal de periodismo independiente Las2Orillas. En menos de una semana de publicación en este portal, ha tenido más de 30.000 visitas de personas interesadas en el tema. He recibido muchos mensajes, algunos hace un año, reafirmando amenazas y después, la misma persona, mostrando arrepentimiento por su proceder. La mayoría de los mensajes los he recibido ahora y estos han sido de intermediarios que insisten en que “ayudan” a las mujeres Wayuu por el simple hecho de comprar las artesanías “al precio que piden” las artesanas, otros mensajes, han ofrecido apoyo para iniciar procesos legales y finalmente otros han preguntado cómo se puede transformar la situación.
El valor digno por el día trabajo de cada una de las mochilas elaboradas por cada artesana, ajustándonos al sueldo mínimo colombiano, sería de $21,479 COP, pesos colombianos que en dólares corresponde a $8,40USD, lo que se traduce en que si una mujer Wayuu toma 20 días en hacer una mochila, el valor real de una mochila es de $429,566 COP, es decir $168USD. Pero la realidad es que a las mujeres se les paga un valor que ha sido impuesto por las cadenas de consumo, al mismo tiempo que se les exige una alta calidad de mochilas o por el contrario, la mínima calidad. “Una mochila wayuu, elaborada en lo que en castellano se conoce como de doble hilo, que no es otra cosa que un hilo grueso de menor calidad que permite que una mochila esté terminada en menos de 5 días, vale entre 30.000 y 60.000 pesos colombianos (15 y 30 dólares estadounidenses); es decir, que la artista wayuu recibe entre 3 y 6 dólares diarios por su trabajo. Una mochila tejida con hilo fino, de alta calidad, en la que la artesana se demora 20 días para dar más de 3.000 anudadas de crochet, es vendida entre 80.000 y 120.000 pesos (40 y 60 dólares), lo que significa que la artesana recibe entre 2 y 3 dólares diarios por su trabajo.”
Tenemos una propuesta que más bien es un experimento: En mayo se conmemora el mes del comercio “justo”. ¿Qué tal si en mayo, nos ponemos en contacto directo con una artesana Wayuu para pagarle directamente un valor digno por su trabajo que corresponda al menos a 10 días de salario mínimo colombiano? Si al menos se pagara a las artesanas la cantidad correspondiente a $230,00COP que equivalen a $90USD, podríamos hablar no de ayudas, sino de apoyos verdaderos y además estaríamos cambiando la historia del comercio justo a comercio digno y equitativo.
Si les interesa participar en “El Experimento Wayunkerra”, por favor viralicen el mensaje, sígannos en twitter @Wayunkerra y suscríbanse al canal de youtube para que podamos iniciar con una “videorecaudación”. Todos los fondos que se recauden con sus visualizaciones, serán destinados a llevar la oportunidad a las mujeres Wayuu artesanas de cambiar la historia de nuestro pueblo.
https://www.youtube.com/channel/UCmevQ6hpNJ4spk3D4PMWyJw
Si “El Experimento Wayunkerra” funciona, habremos cambiado la historia de nuestro pueblo, si no, lo seguiremos intentando.
Twitter: @Wayunkerra
Facebook: https://www.facebook.com/wayunkerras
Youtube: https://www.youtube.com/channel/UCmevQ6hpNJ4spk3D4PMWyJw
Carlos Gómez, director de Cineminga, ha presentado hace apenas unas semanas en el programa “Lima” que en taiwanés quiere decir “mano”, del canal Taiwan Indigenous Television (TITV), la primera parte de la serie documental: “El Precio de Una Mochila” en donde se muestra la cruda situación que enfrentan las mujeres Wayuu artesanas.
Por primera vez las mujeres Wayuu artesanas han perdido la pena o el miedo para hablar ante las cámaras y han hablado sobre como llegan compradores de todo el mundo a pedir rebaja sin conocer el valor real de su trabajo. Mientras tanto, sus obras de arte que, alcanzan un número casi infinito como la forma en espiral en que las mochilas son tejidas, se popularizan cada vez más en los escenarios nacionales o internacionales y se alcanzan a vender por cifras escandalosas que develan la realidad de que los niños y las niñas Wayuu, no solo mueren de hambre y sed sino también porque han sido forzados a permanecer en un eslabón de la esclavitud de estos tiempos.
Muchas personas, especialmente intermediarios, justifican el hecho de que el boom de las mochilas, ha ayudado a las mujeres Wayuu a trabajar y que al ser ellas mismas las que establecen los precios, no son empleadas de nadie, sin embargo, la demanda implícita en la cadena del mercado no es una ayuda, sino más bien una imposición de precio que se paga a las artesanas, lo que hace que las condiciones de trabajo solo sean comparadas con la esclavitud de nuestros tiempos en donde para cubrir la demanda, las mujeres Wayuu, como se muestra crudamente en el documental “El Precio de una Mochila” , deben ingeniárselas para producir rápidamente a fin de ganar solo por volumen de venta, algunas miserias que no logran cubrir ni siquiera los costos, ni mucho menos, el tiempo invertido en cada creación.
La página http://www.antislavery.org menciona acerca de la esclavitud moderna lo siguiente:
“A millones de mujeres, niños, niñas y hombres de todo el mundo se les obliga a vivir como esclavos. Si bien a esta explotación a menudo no se le llama esclavitud, las condiciones son las mismas. A las personas se les vende como a objetos, se les obliga a trabajar por salarios irrisorios o sin salario, y viven a merced de sus “empleadores”.”
Para este caso, no hay empleadores, sin embargo, niñas y niños que antes debían pastorear o recolectar alimento, mientras aprendían sus usos y costumbres: tejen manillas; hombres jóvenes, adultos y ancianos que antes debían construir las casas o sembrar en temporadas de lluvia además de cuidar los reservorios de agua, entre otras muchas actividades, ahora: tejen. El mercado, ha obligado a trabajar a la población Wayuu, especialmente la más vulnerable, por pagos insultantes a su trabajo. ¿No son estas condiciones de esclavitud moderna?
Al no recibir un pago digno por su trabajo, las condiciones en las que las mujeres Wayuu deben hacer frente a la vida, las mantiene en el peor lugar de la cadena de consumo, de manera que el tema de las artesanas además de ser una cuestión de dignidad, también lo es de derechos ya que una mujer Wayuu artesana, debería recibir por su trabajo no un pago justo — por que el discurso del comercio justo se queda en los eslabones de compra–, sino, un pago digno en donde re reconociera, además, lo equivalente a un salario mínimo colombiano vigente, en condiciones de igualdad a las de cualquier persona. No basta solo con pagar el valor que una mujer wayuu artesana pide por su trabajo, ¿Por qué no pagar más envés de pedir rebaja?
A toda esta situación se suma el hecho de que si bien han sido desmentidos los rumores acerca de la máquina fantasma que hacía mochilas “meidin Medellín”, es cierto que la situación no solo se refiere al precio de la mochila, ya que también existen muchas fachadas – y digo muchas, porque no todas son fachadas-, de tiendas online que ofrecen mochilas que no están relacionados con los procesos que publican sobre las artesanas y que les ayudan a vender sus productos. Aquí, es preciso tener en cuenta que no se pone en tela de juicio el libre mercado de las mochilas, se pone de precedente el tema relacionado al respeto por la dignidad de las costumbres, tradiciones y herencias de todo un pueblo como el Wayuu y sus derechos.
Las mochilas Wayuu se han convertido en un “must have” durante las temporadas de moda en los últimos años, pero me pregunto si Katy Perry, Kourtney Kardashian, Alessandra Ambrossio y hasta Sahkira y Sofía Vergara, saben quienes han sido las artesanas, con rostros, con nombres y apellidos, que han tejido las mochilas Wayuu que lucen en las fotos de los paparazzi y que sirven de propaganda para la gran cantidad de tiendas en el mundo que además de venderlas, llevan el nombre Wayuu junto al discurso de las “ayudas” a las mujeres Wayuu.
Si verdaderamente todas las tiendas y negocios que venden mochilas Wayuu estuvieran “ayudando” a las mujeres Wayuu artesanas, no habrían muerto miles y miles de niños Wayuu por hambre, porque las mujeres Wayuu invierten lo que ganan en sus familias y comunidades. Vean el documental y juzguen ustedes.


martes, 21 de abril de 2015

Guarero habla Wayuunaiki con orgullo


Por, Miguel Iván Ramírez Boscán

Lugar de transito casi obligado por parte de cada wayuu que dentro de su espíritu nómada, viajero y comerciante, se ha convertido en un emblemático sitio cargado de muchas energías que han variado en los tiempos, pero que en medio de ellas conserva la escencia marcada de ser orgullosamente  Territorio Wayuu y que con ese mismo orgullo sus pobladores conservan su idioma el Wayuunaiki.

La Escuela de Comunicaciones del Pueblo Wayuu para su 4ta sesión fue esperada en esta población por sus miembros que se encuentran en Venezuela, mientras que los que llegaron de Colombia cruzaron la frontera valiéndose de su identidad Wayuu, demostrando que desde su forma de concebir el territorio esa imposición no existe.

Guarero ó Walerü, como en idioma Wayuunaiki se le identifica, es el primer poblado que se encuentra atravesando de Colombia a Venezuela, en su casco urbano y rural habitan en su mayoría representativas familias Wayuu que conservan celosamente sus linajes, tradiciones de pastoreo, creación de inigualables artesanías y hablan el idioma materno Wayuunaiki como si fuera simple cotidianidad, pero en el momento que la Escuela de Comunicaciones Wayuu proyecta visitarle, visionan como tema principal a tratar el estado del idioma wayuunaiki, que en el ejercicio de realizar encuestas como apoyo para la creación de documentos comunicacionales, se logró la producción de un trabajo que evidenció el orgullo con el que su gente le mantiene.


Visitando la casa de la reconocida Maestra Mazula del Clan Apshana, con su profunda mirada que hacía juego a su seguridad y convicción al hablar desde el vaivén de su chinchorro, expresaba palabras en las que hacen alusión a lo que fue, en lo que está y lo que será el idioma Wayuunaiki si las generaciones actuales no asumen apersonarse del tema, ya que atendiendo los cambios de los tiempos en los que el territorio es cada vez más ocupado por alijunas (no wayuu), modelos políticos, económicos, contactos con la tecnología e incluso desarraigo cultural son entre muchas otras circunstancias, razones que colocan en peligro la relevancia y existencia del idioma…

“… Cuando por ejemplo en el hogar al niño se le deja de decir “O´u”, para enseñarle que esos son sus “ojos”, se va cultivando sin saberlo un desarraigo idiomático que poco a poco rompe un principio vital en nuestro idioma, como lo es la transmisión de un sentimiento que trasciende más allá de colocarle o traducirle un nombre a algo, porque de ahí depende en el futuro el pensar y proceder como un Wayuu de buenos principios…” – Relataba como un consejo a los miembros de la Escuela y La Red de Comunicaciones del Pueblo Wayuu que la visitaban en la enramada de su casa.


La Maestra Mazula sacó también su mejor chinchorro para atender al Palabrero José María Castillo Jayariyu, quien parafraseando acompañado de su “Wararat” – Bastón Wayuu, decía: “…Tanto nadar para morir en la orilla… que no les suceda nunca esto, han pasado cientos de años para que personas mayores como yo, hoy les entreguemos a nuestro pueblo un idioma aún intacto y es su responsabilidad preservarlo, porque la tierra que pisa el blanco, la puede pisar el wayuu también, así como el oxígeno que respiramos los wayuu es el mismo que oxigena pulmones y mentes de ellos para que entiendan la importancia de respetar nuestro idioma Wayuunaiki.”


Personalidades como la Profesora Maribella Echeto, Bartolo Salas, Hilario Chacín y Eustoquio Uriana, quienes acompañaron esta sesión, resaltaban desde sus saberes la importancia de hablar wayuunaiki como eje transversal de la conservación del Pueblo Wayuu, y que si bien era una lengua ágrafa, los tiempos en los que vivimos nos hacen caer en cuenta la necesidad de hacerla trascender en un modelo en el que se le permita apropiarse desde la escritura basándose en el alfabeto conocido, adaptándolo a la fonética y gramática, ya que las dinámicas del mundo actual arrinconan cada vez más el idioma y está en manos de los que vivimos estos tiempos establecer estratégicamente modelos que garanticen la continuidad del Wayuunaiki, nombrando entre varias reflexiones por ejemplo: “…Mientras el Wayuu no escriba, no va a haber memoria bibliográfica, y si bien nuestro idioma no desarrolló un modelo  de escritura, no podemos encasillarnos en decir que somos de tradición oral exclusivamente, porque el tiempo avanza, nuestros viejos van muriendo, y con ellos mueren cientos de palabras…”



El ejercicio comunicativo de la encuesta permitió a los miembros de la Escuela evidenciar que muchos Wayuu hablan y valoran su idioma, y en medio de grandes enseñanzas interiorizadas durante esta 4ta sesión, se afianzaron el valor y sentimiento de orgullosamente hablar, sentir, pensar y proceder en idioma Wayuunaiki.




jueves, 16 de abril de 2015

La Guajira prepara su territorio para la siembra de "MAIS" 

Elegidos los Comités departamentales y municipales del Movimiento alternativo indígena y social MAIS.
Con un  llamado a la unidad del Pueblo Wayuu y a la nueva generación de líderes políticos indígenas, se dio inicio a la convención departamental del Movimiento alternativo indígena y Social "MAIS" en el Departamento de La Guajira, el cual se llevó a cabo en La Comunidad indígena de "Anaralito" en el Municipio de Riohacha.
Ángel Amaya, reconocido palabrero y líder wayuu fue el encargado de dar inicio al  evento político al que acudieron organizaciones indígenas  y movimientos sociales simpatizantes de este proceso, quien resaltó desde sus sabias palabras la importancia de empoderarse de estos procesos como un eje que desarrolle de buena manera las comunidades indígenas del país, teniendo en claro la inclusión de más procesos que se identifiquen con esta lucha.

"Es un momento histórico para el movimiento indígena en La Guajira, hoy estamos seguros de tener un movimiento consolidado capaz de llevar un modelo incluyente pensado desde las bases sociales e indígenas con responsabilidad y propuestas basadas en la protección ambiental y garantía de pervivencia del ser humano" - Aseguró Rodolfo Adán Vega, Presidente nacional de "MAIS".
El Movimiento Alternativo Indígena y Social nace del seno de la Organización Nacional Indígena de Colombia ONIC y sus organizaciones filiales, es un movimiento político, amplio, diverso, pluralista, defensor de los valores democráticos, y articulador de los distintos procesos étnicos y sociales, trabaja por la transformación de las estructuras socio-económicas, territoriales, culturales y políticas del país para propiciar la equidad, el buen vivir y la paz; siembra, cultiva y cosecha democracia, unidad y bienestar.
Orientados por los principios y de acuerdo los requerimientos estatutarios se realizo en la comunidad indígena de Anaralito la elección del Comité Departamental de MAIS en la Guajira, las postulaciones las realizaron las organizaciones indígenas fundadoras de "MAIS", filiales de la Organización nacional indígena de Colombia ONIC, en su mayoría jóvenes con trayectoria y liderazgo en sus comunidades. La convención eligió a Nera Robles Bonivento, de las comunidades indígenas del municipio de Albania, y como Secretario Departamental a Segundo Martínez del Resguardo indígena de Mayabangloma en Fonseca. Este relevo generacional tiene la responsabilidad de dinamizar y propiciar actividades para el desarrollo de la plataforma ideológica del MAIS, así como el ejercicio del fortalecimiento de la democracia estableciendo alianzas necesarias para que el próximo 25 de octubre, fecha del debate electoral para este 2015, el "MAIS" se posicione como una de las fuerzas políticas representativas en el territorio wayuu, con bases fortalecidas de proyección nacional.

“Seremos garantes de que nuestro movimiento se mantenga sólido y que participen todos los sectores sociales que deseen aportarles a la construcción de un mejor país basado en la tolerancia, el respeto  y la equidad en nuestros territorios”- Afirmó Nera Robles durante su intervención “Los indígenas debemos asumir que ya no somos el folclor de la democracia y como pueblo wayuu, el más numeroso en el país debemos unirnos para visibilizar nuestra participación dentro de la sociedad”.
Los indígenas a nivel nacional le apuestan a pasar de la movilización social a decidir desde los escenarios administrativos, para esto se debe organizar toda la estructura política en todo el territorio nacional, de tal manera que el pensamiento indígena sea la propuesta al camino que estamos recorriendo hacía la consolidación de una Colombia que le apuesta a la paz.
Video reportaje del evento:

sábado, 11 de abril de 2015

2da. Asamblea Popular Autoconvocada sobre el proyecto carboeléctrico se realizó en la Plaza Bolívar de Paraguaipoa


Ayer 10 de abril a las 10:00 de la mañana comenzó la 2da. Asamblea Popular Autoconvocada para presentar y analizar colectivamente la situación minero-carbonífera en el estado Zulia y las posibilidades con las que cuenta la región para la generación de electricidad limpia y renovable.
El encuentro fue en la Plaza Bolívar de Paraguaipoa, desde temprano comenzaron a llegar voceros de consejos comunales, medios comunitarios, organizaciones wayuu y de derechos humanos, líderes indígenas y personas que al ver la reunión se acercaron y se quedaron.
Estuvieron en la asamblea las personas responsables en el Municipio Guajira de los ministerios para los pueblos indígenas,  comunas y movimientos Social, así como, la vocera del pueblo wayuu ante el Consejo Presidencial del Gobierno Comunal con los Pueblos Indígenas, Delia González, quien públicamente se asumió la responsabilidad de entregar a la Ministra el P.P. para los Pueblos Indígenas una carta firmada por todos los presentes solicitando la derogación del decreto 1.606 publicado en Gaceta Oficial 40.599, así como, respetar el estudio presentado por el poder popular  y entregado a la Gobernación del Zulia, a la Comisión de Energía y Minas de la Asamblea Nacional y al Ministerio del Poder Popular para la Energía Eléctrica.
Luego de las intervenciones para explicar la coyuntura minerocarbonífera en la región zuliana por parte de los voceros del Frente Regional Ecologista del Zulia, se asumió el compromiso colectivo de asistir a la 3ra. Asamblea Popular Autoconvocada que se realizará el 22 de abril en el marco del día mundial de la tierra en la ciudad de Caracas frente a la sede del Ministerio del P.P. para la Energía Eléctrica para la cual se invitará al Ministro Jesse Chacón y su equipo de trabajo a dialogar sobre la coyuntura que implica la construcción de una planta termoeléctrica en la Mina Paso Diablo ubicada en la cuenca hidrográfica Guasare, al noroeste de Venezuela de cuyas aguas se alimentan seis municipios del estado Zulia.
Después de casi cuatro horas de debate con la palabra sostenida por el poder popular para cerrar la asamblea la anciana wayuu, símbolo de la dignidad de los pueblos, Adelina Camba contó cómo fue esta lucha hace quince años contra el Estado venezolano y las trasnacionales mineras cuando pretendían construir un puerto de aguas profundas en Pararú para la exportación de carbón mineral, proyecto que hoy es retomado por el ejecutivo regional del estado Zulia. En esa oportunidad, narró esta luchadora, se logró derrotar los intereses desarrollistas en una gran asamblea popular del pueblo wayuu y los operadores políticos de las empresas mineras en el sector “Toro Sentao” en la Guajira venezolana. Durante las palabras de Adelina la dignidad contenida en la historia que contaba retumbó en el corazón y el coraje del pueblo, decía: “recuerdo todavía con rabia cuando el alcalde para ese entonces Yayo, carboyayo, como le decíamos, un día en una pelea me dijo: pero Adelina no peleéis si más bien deberías alegrarte porque con este proyecto vais a tener hijos y nietos de americanos”. Con esta frase malinche mientras comíamos arroz con frijoles y ujol (chicha de maíz wayuu) terminó la 2da. Asamblea Popular Autoconvocada en Paraguipoa.   

miércoles, 8 de abril de 2015

Wararat – Bastón Wayuu, Apoyo a La Palabra Que Reconstruye Paz

Wararat – Bastón Wayuu, Apoyo A La Palabra Que Reconstruye Paz

Organización Indígena de La Guajira Yanama y La Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC, convocan a La Gran Movilización Indígena por La Paz de Colombia este  de abril de 2015.
La Guajira – Territorio Wayuu, 8 de abril de 2015
Desde los inicios de nuestros tiempos no era común hablar de Paz, debido a que era un estado natural que reinaba en nuestros territorios, se reflejaba en las corrientes de nuestros ríos, el vaivén de los oleajes del mar, el tranquilo cantar y volar de las aves, el crecer de los imponentes bosques y nuestra convivencia con todo lo que nos ha regalado La Madre Tierra. Consideramos en este sentido, que hablar de Paz es un tema de los nuevos tiempos, debido a diversas dinámicas que han propuesto sociedades basadas en sus modelos políticos y económicos que han vulnerado el equilibrio del buen vivir de los seres humanos.
Es el Territorio Wayuu un escenario que no se ha escapado de esta lógica, la constante arremetida de las multinacionales y la inasistencia gubernamental han permitido que a nuestras rancherías haya llegado el tema de hablar de Paz, precisamente porque a medida que van avanzando nuestras generaciones, ésta se ve más distante.
El estado colombiano se encuentra negociando con las FARC en La Habana – Cuba, la salida a un conflicto armado de más de 50 años, 5 décadas que se quedan pequeñas ante los más de 5 siglos con los que como indígenas nos ha venido tocando lidiar en nuestras tierras, donde a lo largo de este tiempo han desaparecido milenarias costumbres, cosmovisiones y pueblos enteros, pero aún en medio de los evidentes atropellos en contra de nuestra gente a través del tiempo, teniendo en cuenta este escenario que hoy atraviesa nuestro país, levantamos con orgullo nuestra frente para decirle al mundo que los indígenas estamos para aportar a la reconstrucción de Paz en el vivir de las y los Colombianos.
Es por ello que, en observancia de lo acordado en Comisión Política los días 11 y 12 de marzo del año en curso, la Organización Nacional Indígena de Colombia – ONIC se permite convocar a todas sus organizaciones filiales, desplegadas a lo largo y ancho del país, como en esta ocasión lo hace LaOrganización Indígena de La Guajira – YANAMA convocando  a La Gran Movilización Indígena por La Paz el día 9 de abril de 2015, en territorio wayuu se estará realizando en Riohacha (Parque de la India) y Albania (Plaza Principal) a partir de las 8 a.m. en estos escenarios los indígenas presentarán las apuestas de paz que surgen desde el movimiento indígena colombiano y que se exige sea tenido en cuenta por parte del gobierno colombiano.  Los Pueblos Indígenas somos actores de paz, queremos la paz, somos paz.

El departamento de La Guajira ha venido siendo foco nacional de una sociedad abandonada y por ende colapsada en muchos sentidos; durante tiempos inmemoriales nos ha escaseado el agua y hoy vemos a las multinacionales queriendo arrasar con nuestras fuentes hídricas, como sucede con el Río Ranchería y El Arroyo Bruno, de la mano de la desterritorialización que ha sido una problemática sin dolientes donde siempre vemos al estado de la mano de las empresas más no del pueblo que les ha elegido, asesinatos, desapariciones y desplazamientos por parte de guerrillas, paramilitares, ejército y policía, y lo que más ha encendido las alarmas, la física y pura hambre que está matando niñas y niños de nuestras comunidades, expresando con esto que no se debería seguir hablando de paz si no se garantizan de manera integral los derechos de las generaciones venideras. Consideramos entonces que estos hechos no reflejan un escenario de paz si no se tienen en cuenta que desde el sentir, pensar y proceder de los Pueblos Indígenas, quienes tenemos mucho más por aportar, y para lo cual planteamos se requiere con urgencia mesas de concertación incluyentes que garanticen nuestra participación en el modelo de paz del país que habitamos.

Wararat – Bastones que usan Autoridades Tradicionales y Palabreros Wayuu como símbolo de autonomía, sabiduría y poder en la palabra, se suman al clamor colectivo indígena nacional diciendo: ¡Cuenten con Nosotros para La Paz, Nunca para La Guerra!



 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India