Tu eres el visitante No.

domingo, 10 de junio de 2012

La Guajira despresada


Efectos de expansión del Cerrejón pueden ser catastróficos

Por: Alfredo Molano Bravo/Especial para El Espectador

Alfredo Molano le hace seguimiento a la polémica por el desvío del río Ranchería para que las multinacionales exploten 600 millones de toneladas de carbón que yacen bajo su curso.

El Ranchería es el único río que riega la zona semidesértica de la media y la baja Guajira, en su gran mayoría territorio de resguardos wayúu. / Daniel Gómez - El Espectador
Durante muchos siglos, La Guajira fue considerada tierra de nadie: una tierra despoblada, desértica, donde corría el viento. Hubo perlas en una época, pero los españoles se las llevaron. Después quedaron sólo cardones y soledades. Los indígenas fueron clasificados como salvajes y, por tanto, era lícito matarlos para defender el comercio y la civilización. Se trataba de un territorio baldío. Para España La Guajira fue un dolor de cabeza porque la península constituía un puente entre el continente y las Antillas Menores, en manos de ingleses y holandeses, que desafiaban desde allí el monopolio comercial de la Corona. Por Aruba y Margarita entraba el contrabando de mercaderías que llegaba hasta Mompox, y desde allí a las zonas mineras de Antioquia y Cauca. Los wayúus eran más amigos de los contrabandistas que de las autoridades y muchas fueron las guerras y los levantamientos contra España. Los indígenas eran seminómadas y conocían al dedillo todos los caminos. En la última guerra civil el general Manjarrés o el general Acosta —o cualquiera de ellos— los utilizó como guías de trocha. Durante medio siglo los indígenas y los mestizos guajiros siguieron usando su territorio como camino del contrabando.
La frontera
López Pumarejo declaró a la alta Guajira puerto libre. La flexibilidad fronteriza se acabó cuando se comenzó a explotar a gran escala el petróleo en el lago de Maracaibo. Entonces el Gobierno se puso serio y firmó un tratado de límites (1941) que dejó en el aire el islote de Los Monjes, que el gobierno conservador de Gómez quiso entregar a Venezuela a cambio de que se cerrara la frontera a los guerrilleros del Llano y se entregara a Eliseo Velázquez, uno de sus jefes. Pocos años después, Rojas Pinilla, considerando la posibilidad de un topetazo bélico con nuestro vecino, decidió ganarse a los indígenas, para lo cual instaló cientos de molinos de viento y construyó jagüeyes. En el Frente Nacional se creó la intendencia y se declaró puerto libre a Maicao. Cigarrillos y licores, ropa y electrodomésticos salían de Bahía Portete a inundar los Sanandresitos de todo el país.
El mapa de rutas y la experiencia del trato ilegal sirvieron para exportar, desde Santa Marta hasta Puerto Estrella, toda la marihuana que se produjo en la Sierra Nevada y en la serranía del Perijá en los 70 y 80, y criar una red mafiosa que se engulló la administración pública, el puerto libre y la débil economía legal. Con el tráfico de cocaína, la mafia se volvió una estructura paramilitar poderosa que sustituyó al Estado. Puertos, aeropuertos, puestos públicos y negocios particulares hicieron parte de un tejido que ningún gobierno ha podido desmontar ni doblegar.
El carbón
La media y la baja Guajira fueron durante el reinado del contrabando caminos de paso asociados a las redes ilícitas, hasta que en los años 70 se descubrió el Cerrejón, la enorme mina de carbón que una década después se comenzó a explotar a cielo abierto. Los atropellos contra las rancherías wayúu fueron brutales. La Fuerza Pública y la mafia armada apoyaron los desalojos, la escisión del territorio ancestral y el despoblamiento de las zonas de interés minero. Los conflictos entre indígenas y compañías mineras nunca han terminado, a pesar de los sostenidos esfuerzos de las compañías por capturar de cualquier forma la voluntad de los wayúu. Entre los principales señuelos han estado el ofrecimiento de empleo, el aumento de las regalías y el mejoramiento de los servicios públicos, promesas publicitarias que nunca se han cumplido: de los 10.000 empleados del complejo, 4.700 son guajiros y sólo el 1% es indígena. En relación con el mejoramiento de la calidad de vida, hay proporciones económicas que muestran el vínculo real entre la mina y la región: la inversión en compensaciones sociales a las comunidades wayúu entre 1982 y 2002 ha sido cercana a cinco millones de dólares, lo que representa la producción de carbón de dos días y medio. El Cerrejón produce hoy 32 millones de toneladas anuales de carbón, la mitad de lo que el país exporta, pese a lo cual el 70% de los guajiros vive en la pobreza y el 31% en la extrema pobreza. Sólo son más pobres Vichada y Chocó.
La tragedia de Fukushima puso en tela de juicio la producción de electricidad a partir de energía nuclear, y el precio del carbón se disparó en el mercado mundial de 40 dólares la tonelada hasta llegar a 230 dólares hoy. El Cerrejón, que hoy pertenece en su gran mayoría a las multinacionales BHP Billiton, Xstrata y Anglo American, ha comenzado a poner en marcha un plan de expansión que le permitirá llegar a doblar su producción anual en los próximos 20 años. Esta meta implica explotar un depósito de 600 millones de toneladas que yacen bajo el curso medio del río Ranchería. Aprovechar esta mina implica la desviación del río en un tramo de 26 kilómetros que afectaría en el 40% las aguas aportadas por el acuífero aluvial localizado en sus riveras y bajo su cauce. Hay que recordar que el Ranchería es el único río que riega la zona semidesértica de la media y la baja Guajira, en su gran mayoría territorio de resguardos wayúu. Los indígenas han protestado porque temen que la obra ponga en peligro su modo de vida, que la wayúu Vicenta Siosi describe así:
“Las gentes por aquí viven de la pesca. Aun los niños capturan lizas, bagres, bocachicos y camarones, que son nuestro alimento. Las mujeres recogen cerezas, iguarayas, mamoncillos, cotoprix, coas silvestres para venderlas. Algunos wayúu tienen rosas permanentes junto al río. Con gran esfuerzo, cargan el agua con baldes y riegan mata por mata. Otros toman barro y agua del río para fabricar ladrillos destinados a la construcción de viviendas citadinas”.
El proyecto de expansión debe ser consultado por ley con las comunidades indígenas. De hecho, la compañía ha comenzado a dar pasos en esa dirección rodeada de un extraño silencio sobre los verdaderos alcances e impactos del proyecto. Parecería que busca primero la aceptación de las comunidades, antes que la exposición del objeto y los efectos de la obra. Empleados de la compañía, acompañados por funcionarios del Ministerio del Interior, citan a las comunidades para divulgar los beneficios de los planes de expansión, evadiendo o mistificando los impactos negativos. El Gobierno avala los argumentos de la compañía con un silencio aparentemente imparcial pero cargado de contenidos a favor de la empresa, que suele ofrecer todo tipo de regalos como forma de compensación sobre aquellos efectos negativos que no puede esconder. La estrategia, tanto de la minera como del Gobierno, consiste en convencer a las comunidades con los ofrecimientos, o por lo menos dividirlas, para negociar con una de las partes a nombre de la totalidad. Previamente a la citación, la empresa divulga de manera sistemática un cuadro rosado y verde del futuro de la región. Sobra decir que los planes de expansión vienen acompañados por un aumento importante de la presencia de Fuerza Pública y medidas de seguridad.
Como es de suponer, el desvío del río tiene efectos, no sólo sobre la población, sino sobre la fauna y la flora. Los ‘animales de noche’, como los llaman los wayúu, que son los que llamamos salvajes, serían arriados por medio de explosiones sonoras hacia determinadas áreas, según los planes ambientales de la compañía. Los ‘animales de día’, o sea los domésticos, correrían la misma suerte de las comunidades que deben ser desplazadas, como la de Manantial de Cañaverales. Es un corregimiento del municipio de San Juan, de una fertilidad y de una frescura excepcionales en la región, porque tiene un gran ojo de agua. Es un nicho rodeado de gigantescas ceibas y caracolíes, habitado por una familia de micos churucos, donde de un acuífero nace un agua transparente, ligeramente azulada. Un paraíso chiquito y cuidado por la comunidad. El manantial riega la zona y sirve el acueducto del pueblo. Aunque en los planes no está —por ahora— el traslado, la población lo teme porque el afloramiento de carbono estudiado por los geólogos está a menos de dos kilómetros del poblado. Todo el mundo conoce la historia de Tabacal, un pueblo que fue destruido en 2001 por orden de una juez para satisfacer intereses económicos de la concesión a la Exxon Mobil.
Desplazamientos
Por Manantial de Cañaverales pasa una carretera donde convergen trochas que una con otra unen San Juan con Maicao. Es el camino de la llamada Caravana de la Muerte. Se trata de una flota permanente de vehículos que transportan gasolina de contrabando desde Venezuela hasta Cuestecitas, por un lado, y hasta La Paz, Cesar, por otro. En Venezuela un galón de gasolina cuesta 200 pesos colombianos, en Maicao, 2.000; en Bucaramanga o Barranquilla, 6.000. Cálculos hechos en la vía dan cuenta de que por Manantial de Cañaverales pueden pasar 9.000 galones diarios de combustible. Los pasos estratégicos parecen estar controlados por las Farc, mientras que la caravana por los paramilitares.
La vía se cruzaría con el trazado de un ferrocarril entre las minas de San Juan y el nuevo puerto multimodal de Brisas, en Dibulla, que se ha comenzado a planear. Es un nuevo proyecto de explotación, realizado por la compañía brasileña MPX, de un yacimiento de 5.200 millones de toneladas de carbón, que permitirá exportar 25 millones anuales. La inversión inicial se calcula en 5.500 millones de dólares e incluye la vía férrea de 150 kilómetros hasta el mar. Cañaverales y Papayal están en la órbita de la concesión.
Las rancherías wayúu de la zona han creado la Asociación de Autoridades y Cabildos Indígenas Wayúu del Sur de la Guajira (Aaciwasug), que se opone radicalmente a los dos grandes proyectos, el desvío del Ranchería y el ferrocarril de Brisas. Más aún, no aceptan la consulta previa: “Nunca aceptaremos —han postulado— el desvío de un río que nos da la vida. Antes del derecho a la consulta tenemos el derecho a nuestro pensamiento. Ninguno de nosotros quiere vender sus muertos, sus cementerios”.
La posición de los indígenas ha ganado un gran respaldo regional. En Riohacha se creó el Comité Prodefensa del río Ranchería y de Manantial de Cañaverales, formado por sindicatos de obreros del carbón, asociaciones campesinas y estudiantiles, políticos locales y ciudadanos, para oponerse a los proyectos. Se han organizado foros y se prepara una gran marcha departamental. El contencioso entre el movimiento cívico y la alianza —para no decir gavilla— entre el Gobierno y las empresas será una prueba de fuego para la locomotora minera.
Hoy por hoy, La Guajira está despresada en tres partes: el Norte, tomado por paramilitares —tema del que poco hablan las autoridades—; el Centro, dominado por el contrabando de combustibles, repartido entre ‘Urabeños’ y guerrillas, y el Sur, explotado por las más gigantescas y poderosas empresas de carbón del mundo. La suerte está echada. El futuro no es aún de nadie.
Junguito: “Es un proyecto apenas en evaluación”
Tan sólo dos semanas después de asumir la gerencia de El Cerrejón, en marzo de este año, Roberto Junguito Pombo aseguró a través de diversos medios de comunicación que la desviación del río Ranchería era un proyecto en proceso de evaluación para establecer si es conveniente o no para la región y la empresa.
“Es una aclaración que quiero hacer, porque me sorprenden las noticias sobre el tema, cuando este es uno de los tantos proyectos de crecimiento que tenemos y apenas está en un largo proceso de estudio que podría durar entre uno y dos años”, aseguró el ingeniero industrial, quien reemplazó a León Teicher en el cargo y quien se había negado a hablar públicamente del tema.
Junguito ha indicado que los ingenieros están estudiando otras alternativas para establecer los impactos de carácter ambiental y comunitario. “Cualquier decisión que se tome será con el visto bueno de la comunidad.
Liberales en oposición a desviación del río Ranchería
Al conocer la intención de la empresa El Cerrejón de desviar el río Ranchería, en La Guajira, para aumentar la explotación del mineral, el presidente del Partido Liberal, Simón Gaviria, anunció “el compromiso de defender la etnia wayuu y hacer oposición al proyecto con el que se pretende sacar cerca 500 millones de toneladas de carbón, afectando a las comunidades indígenas”.
Gaviria denunció que en las actas de preacuerdos para el proceso de consulta previa se están realizando pactos con los dirigentes de la comunidad buscando su apoyo al proyecto a cambio de lanchas, carrotanques, rellenos para zonas inundadas, alambre de púas, construcción de una cancha deportiva y hasta hilo para hacer artesanías.
Gaviria afirmó que este tipo de negociaciones se están llevando de forma tan irregular, que no existe mayor diferencia con lo que ocurría hace cinco siglos cuando los colonizadores españoles cambiaban oro por espejos y elementos de poco valor.
  • Alfredo Molano Bravo/Especial para El Espectador | Elespectador.com

La Guajira dice NO al desvio del Río Ranchería y el proyecto minero sobre el Manantial de Cañaverales.


DECLARACIÓN FINAL DEL FORO IMPACTOS DE LA MEGAMINERÍA EN LA GUAJIRA

“La Guajira le dice no al desvío del río Ranchería, al proyecto minero sobre el manantial Cañaverales y al nuevo régimen de regalías”

Esta es la principal conclusión del Gran Foro sobre los Impactos de la Gran Minería del Carbón, que se realizó en Riohacha, Guajira los días 7 y 8 de junio de 2012; basada en la filosofía del pensamiento tradicional de sus pueblos indígenas que considera la intervención física del río como una violación al  espacio sagrado de todos los guajiros.

En el evento, que contó con la asistencia de más de 600 personas, se hicieron presentes dirigentes políticos de la región, parlamentarios de la guajira, representantes de la Universidad de La Guajira, dirigencia nacional del polo democrático alternativo y el partido liberal, la alcaldía de Riohacha, expertos en temas mineros, delegados de organizaciones sociales nacionales y de la región, autoridades indígenas, negritudes, representantes de las empresas multinacionales, gremios de la gran minería y organizaciones sindicales. La representatividad política y social presente, al unísono en unidad de criterios, se manifestó en contra de la desviación de 26.5 km del emblemático río Ranchería.

De igual manera las comunidades a través de sus organizaciones, sindicales, indígenas, negritudes, estudiantes, ambientalistas, cívicas, llamaron a la unidad y resistencia civil de todo el pueblo de La Guajira, que en sus diferentes expresiones, manifestaron su decisión indeclinable de oponerse a la expansión de la gran minería que arrasa las costumbres y los medios de vida, así como la soberanía nacional.

Los asistentes rechazaron los proyectos actuales de las transnacionales Cerrejón y CCX de expansión y explotación respectivamente, así como la afectación de los recursos hídricos y al medio ambiente, reflejando el grado de compresión y convicción que la sociedad guajira, en todas sus expresiones, tiene frente a los impactos negativos que tendría la desviación del río Ranchería y la explotación en las inmediaciones del manantial de Cañaverales.

Como propuestas que resultaron de este Foro resaltamos:

-          Convocar a una gran marcha el 1 de agosto de toda la población guajira, para rechazar el desvío del rio ranchería, la afectación del manantial y el nuevo régimen de regalías y la locomotora minera del gobierno de santos y exigir al Gobierno Nacional a que se abstenga de expedir las licencias ambientales que legalizan el desastre ecológico y económico que causaría la implementación de estas acciones contra nuestro territorio.
-          Convocar a todo el pueblo de La Guajira a la expedición por el río Ranchería, desde la laguna Chirigua hasta el delta del Riito, entre el 16 y el 20 de agosto, por iniciativa del pueblo wayuu ribereño.
-          Trabajar por la unidad entre las comunidades, subregiones y comarcas con base en su derecho a la autodeterminación y la protección de su diversidad cultural.
-         Carta pública al presidente de la República y a los presidentes de CERREJÓN y MPX, expresando el rechazo del pueblo de La Guajira al desvió del río Ranchería, a la afectación del manantial de Cañaverales y al nuevo régimen de regalías, con la firma de todos los sectores y fuerzas vivas del departamento, incluyendo a sus dirigentes políticos.
-    Invitar a todas las organizaciones y comunidades que aún no se encuentran representadas en el Comité Cívico en defensa del río Ranchería, el manantial de Cañaverales y las regalías, para que  integren el mismo y fortalezcamos la defensa colectiva de nuestros territorios y nuestras aguas.
-     Promover un gran festival artístico y cultural para resaltar la gran riqueza hídrica y ambiental de La Guajira y consolidar la relación armónica y sustentable con la naturaleza.
-   Crear en las redes sociales paginas y acciones virtuales que multipliquen el apoyo regional y nacional para la protección del río Ranchería y el manantial de Cañaverales.
- Impulsar la discusión abierta sobre la vocación productiva del departamento y las maneras de generar una economía autónoma con actividades diferentes a la minería.
-  Convocar a la Asamblea Departamental, a los alcaldes, los Concejos Municipales, para implementar estrategias locales en defensa del río Ranchería, del manantial de Cañaverales y las regalías, organizando foros municipales en los que se difundan los riesgos de la mega minería y de los proyectos específicos que hoy amenazan nuestro territorio.

      Universidad de la Guajira                                 Gobernación de la Guajira
      Asamblea de la Guajira                                    Alcaldía de Riohacha
      Sintracarbon                                                     Centro de Estudios del Carbón
      Censat - Agua Viva                                          Colectivo Jose Alvear Retrepo.
      Reclame - Guajira                                            Aaciwasug  
      Junta Mayor de Palabreros Wayuu.                 Asodegua
      Movimiento Fuerza de Mujeres Wayuu.         Cut - Guajira
            Mane - Guajira                                                Sindesena.
      Sintrabienestar                                                 Red de Mujeres del Caribe.
      Fecodemigua                                                   Mesa Concertacion Wayuu, capitulo uribia
.     Comité Universitarios en Defensa del Río Rancheria.   Asocomunales
      Partido Liberal                                                            Polo Democrático Alternativo.
      Asociación de Ediles                                                    Resguardo Indígena Zenu.
      Asorocheros                                                                                                         

miércoles, 6 de junio de 2012

Gran Foro: Impactos de la Mega Minería del Carbón en la Guajira y la Nación




Gran Foro: Impactos de la Mega Minería del Carbón en la Guajira y la Nación, el cual se realizara los días 7 y 8 de junio, sede de la Universidad de la Guajira.

PONENTES CONFIRMADOS:

·        Frank Pearl, Ministro del Ambiente.

·        Jorge Robledo, senador de la República.

·        Simón Gaviria, presidente de la cámara.

·        Jorge E Cruz, procurador delegado del medio ambiente.

·        Aurelio Suarez, experto en asuntos económicos y minero.

·        Julio Fierro, Geólogo, ex asesor del ministerio del ambiente.

·        Álvaro Pardo, economista y periodista, experto en tributación minera.

·        Amílkar Acosta, ex presidente del congreso.

·        Los parlamentarios de la Guajira: Jorge Ballesteros, senador de la República, Jimmy Sierra Palacio, Presidente de la Comisión V de la Cámara y  Alfredo Deluque, Representante a la Cámara.

·        Tatiana Rodríguez, Censat.

·        José Manuel Abuchaibe, Abogado demandante del Acto Legislativo # 05.

·        Igor Díaz López, presidente de Sintracarbon.

·        Patricia Tobon, Colectivo de Abogados José Albear.

·        Delia González, Binacional de Mujeres Wayuu.

·        Oswaldo Aguilar del Comité de la Jagua de Ibirico, Cesar.

·        Directivos de Corpoguajira.

·        Jazmin Romero, Grupo de Fuerza de Mujeres Wayuu.

·        Luis Emiro y Oscar Guariyu, de Aaciwasug.

·        Julián González, Vice Presidente de Asuntos Públicos y Sostenibilidad y José Link, Asesor Proyecto de Expansión del Cerrejon.

·        Jairo Rafael Rosado,  Facultad de Ingeniería - programa Ingeniería Ambiental de la Universidad de la Guajira.

·        Roberto Smalbach del Comité de Defensa del Agua y del Paramo de Santurban.

·        Miller Dussan, miembro de Asoquimbo.

·        Felipe Rodríguez del Comité Cívico de la Guajira en Defensa del Rio Ranchería, el Manantial de Cañaverales y las Regalías.

·        Directivos de la multinacional Brasilera MPX.

Organiza: Comité Cívico de la Guajira en Defensa del rio Ranchería, el Manantial de Cañaverales y las Regalías.

Invitan: Uniguajira, Sintracarbon, Cootracerrejon, Comicerrejon, Asodegua, reclame -Guajira, Mane Guajira, CUT-Guajira,Aaciwasug,Sindesena,Sintrabienestar, Fecodemigua y Fuerza de Mujeres Wayuu, Anuc – Guajira, CEDETRABAJO, Centro de Estudio del Carbón de la Guajira.

Guajira 'nada' en agua, carbón y plata


Por Cristina Castro, periodista de SEMANA

NACIÓN

La Guajira tiene dos de los yacimientos de carbón más grandes del mundo. Sin embargo, el temor porque estos afecten los recursos hídricos y la disminución de las regalías tienen a las comunidades divididas.
Lunes 4 Junio 2012
La Guajira ha sido este mes el escenario de tres noticias paradójicas. Mientras el magnate brasilero Eike Batista descubrió allí una de las cinco reservas de carbón más grandes del planeta, los indígenas wayuu no dejan de reclamar contra la disminución de las regalías.  
Dicen que se irán a paro cívico y llevaron el caso ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. Y en el entretanto se levanta una controversia por la propuesta del Cerrejón de desviar 26 kilómetros del río Rancherías para aumentar su producción de carbón.
"Aquí hay un problema social muy grande. Vamos para un levantamiento generalizado", dice Felipe Rodriguez, coordinador del Comité Cívico en defensa del río Rancherías. A pesar de que el departamento lleva décadas viviendo de la minería y que esta pasa por su mejor momento, hoy muchos no están contentos. Y hay dos razones: el agua y las regalías.

El agua
En La Guajira, donde más del 80 por ciento del territorio es desértico, el agua es más preciada que el carbón. Los dos megaproyectos mineros han despertado el temor de perder la poca que tienen. El Cerrejón ha planteado desviar 26 kilómetros del principal río de la región: el Rancherías, pues bajo su cauce se encuentran enterradas 500 toneladas de carbón.

Aunque el presidente de la compañía, Roberto Junguito, dice que ese es un proyecto a largo plazo, y que si empieza no sería antes del 2016, la magnitud de la propuesta ya ha generado cntroversia. "Desviar un río es un proyecto muy complejo y en el mundo hay experiencias buenas y malas", dice Arcesio Romero, director de Corpoguajira, la CAR local. Un grupo de indígenas incluso ya envió una carta al presidente Juan Manuel Santos pidiéndole que no vaya a permitir la desviación del río.

Por otro lado, el hallazgo del otro yacimiento por MPX, la empresa de Batista, considerado porForbes el segundo hombre más rico de America Latina, también despierta temor. Una de las razones es que esta empresa también tiene tierras cerca al manantial de Cañaverales, un nacimiento de agua dulce donde los indígenas hacen su pagamento.

Por otro lado, MPX fue la compañía que despertó gran controversia cuando se conoció que había invitado a una veintena de autoridades locales de La Guajira y de Cesar, que tendría que decidir las licencias para sus proyectos, al carnaval de Río de Janeiro del año pasado. Y también ha sido uno de los ejemplos de la polémica alrededor de la llamada "puerta giratoria", pues en sus oficinas han dado trabajo Leyla Rojas, exviceministra de Aguas del gobierno Uribe y Diana Zapata, exdirectora de Licencias.

Las regalías
En relación con las regalías, el problema es sencillo de explicar pero difícil de resolver. La reforma del Gobierno disminuyó los recursos de los municipios mineros para que estos pudieran llegar a todo el país. Uribia, la llamada capital indígena del país, pasó de 60.000 millones anuales a 32.000. "Los programas sociales están todos parados", se queja el alcalde, Abel Giacometto. Dice que con estos recursos pagaban los gastos del sistema escolar y otras necesidades.

Ahora, el pueblo tendrá que aprender a vivir con la mitad. Esta nueva realidad llevó a la comunidad wayuu a reunirse en una Asamblea el pasado martes 15 de mayo. Ya pusieron una queja en instancias internacionales y quieren hacer una gira por Europa para contar la "vulneración" de sus derechos con el nuevo sistema.

Por eso La Guajira hoy es una tierra de contrastes. La gran bonanza del carbón que se avecina tiene a muchos muy contentos y a otros muy divididos. En últimas, este departamento simboliza el desafío que tiene Colombia frente al auge de la locomotora minera y tiene todos los elementos para ser quien mejor realice esta transición.

Si la protección de los recursos naturales frente a la industria extractiva no se puede garantizar en ecosistemas desérticos, muy difícilmente se logrará en otros escenarios más sensibles como la Amazonía.

Por otro lado, lo que suceda en esta región, en la que según el DANE el 65 por ciento vive con alguna necesidad básica insatisfecha, será también un buen termómetro de si el modelo de repartición de la mermelada de las regalías que se inventó el Gobierno logra que la riqueza de la tierra llegue también a las personas que la habitan. En el pasado, las auditorias de la Contraloria han revelado que el manejo de los recursos de las regalías no se ha hecho con transparencia. 
Tomado de:  http://www.semana.com/nacion/guajira-nada-agua-carbon-plata/178336-3.aspx


 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India