Tu eres el visitante No.

martes, 23 de febrero de 2010

Los Wayúu en el reciente informe de Amnistía Internacional sobre los pueblos indígenas en Colombia

Atrapados en el conflicto

Departamento de La Guajira

_ El cadáver de Marco Segundo González González, indígena Wayúu, apareció el 18 de agosto de 2009 flotando cerca de la costa entre Manaure y El Pájaro. Lo habían decapitado y habían arrojado su cuerpo al mar con los pies atados y pesos sujetos a la cintura. Según su familia, miembros de las fuerzas armadas habían detenido a Marco Segundo González el 2 de agosto, lo habían trasladado a la capital del departamento, Riohacha, y lo habían dejado en libertad al día siguiente.

_ El 28 de julio de 2009 explotó un artefacto cerca de la casa de Leonor Viloria González, una de las dirigentes de la organización de defensa de los derechos de las mujeres indígenas Sütsüin Jiyeyu Wayúu/Fuerza de Mujeres Wayúu (SJW/FMW), en el barrio de Arriba, en Riohacha. Un indigente resultó herido en la explosión. Leonor Viloria González había sido objeto de reiteradas amenazas y seguimiento por parte de miembros de grupos paramilitares.

- Más de 200 indígenas Wayúu del departamento de La Guajira han sido víctimas de homicidio o desaparición forzada desde 1993. La zona está altamente militarizada y varios grupos paramilitares continúan actuando allí.

Tomado de: AMINISTÍA INTERNACIONAL. La lucha por la supervivencia y la dignidad. Abusos contra los derechos humanos de los pueblos indígenas en Colombia. Documento AMR 31/001/2010. Madrid. Febrero de 2010. [12p].

Indigenous Peoples struggle to survive in Colombia

Indigenous Peoples face killings, enforced disappearances and other abuses
Indigenous Peoples face killings, enforced disappearances and other abuses
© ONIC

In August 2009, 12 Awá, including six children and a baby, were killed by gunmen
In August 2009, 12 Awá, including six children and a baby, were killed by gunmen
© ONIC

Crimes committed against Indigenous Peoples are rarely investigated by the authorities
Crimes committed against Indigenous Peoples are rarely investigated by the authorities
© David Hernández Palmar / Wayuu IIPUANA

At least 114 Indigenous women, men and children were killed in 2009 alone
At least 114 Indigenous women, men and children were killed in 2009 alone
© Pastoral Indígena, Archivo Diócesis de Quibdó

A child from a Embera indigenous community
A child from a Embera indigenous community
© Amnesty International

Indigenous women from the Embera community in Chocó department
Indigenous women from the Embera community in Chocó department
© Amnesty International

23 February 2010
Amnesty international on Tuesday denounced an increase in attacks against Indigenous Peoples across Colombia during 2009, which is leaving many communities struggling for survival.

The organization blamed guerrilla groups, the security forces and paramilitaries for the abuses – which include killings, enforced disappearances and kidnappings, threats, sexual abuse of women, recruitment of child soldiers, forced displacement and persecution of Indigenous leaders.

"Indigenous Peoples are increasingly under attack in Colombia," said Marcelo Pollack, Colombia Researcher at Amnesty International. "They are being killed and threatened, forced to participate in the armed conflict, and being kicked out of their lands.

"It is time for the Colombian government to take its obligations seriously and take immediate action to protect Indigenous Peoples."

According to figures from the National Indigenous Organization of Colombia, at least 114 Indigenous women, men and children were killed and thousands forcibly displaced in 2009 alone.

Amnesty International also said crimes committed against Indigenous Peoples are rarely investigated by the authorities.

Thousands of Indigenous Peoples have been forced off their land because they often live in areas of intense military conflict and rich in biodiversity, minerals and oil. Many other Indigenous communities have been unable to leave their territories because armed groups have laid landmines in surrounding areas.

Access to food and essential medicines has also been blocked by the warring parties, who often argue such goods are destined for the enemy. All parties to the conflict have occupied schools and used them as military bases, while teachers continue to be vulnerable to physical attack, denying Indigenous communities access to education.

"Unless the authorities take speedy action to protect Indigenous Peoples in Colombia there is a real risk that many will disappear," said Marcelo Pollack.

The Awá Indigenous People accounted for more than half of all killings of Indigenous Peoples during 2009.

They collectively own the land and rivers of the resguardo (Indigenous reservation) of El Gran Rosario in Tumaco Municipality, in the south-western region of Nariño.

The area is of strategic importance for the parties to the conflict. FARC and ELN guerrillas, paramilitary groups, the security forces and drug-trafficking gangs are all active in the area.

On 26 August 2009, 12 Awá, including six children and an eight-month old baby, were killed and several more injured by gunmen wearing military uniforms and hoods who attacked the community at 5am. Among those killed were Tulia García and her sons. Tulia García had been a witness to the killing of her husband, Gonzalo Rodríguez, by army soldiers on 23 May 2009 and had subsequently received threats.

Following the August massacre, 300 Awá, including 100 children, fled to the town of Tumaco, leaving their homes, belongings and livelihoods behind. Weeks after arriving in the town, people were still living in shelters they had built themselves or sleeping out in the open. Food and water were scarce and there were no sanitation facilities.

On 4 February 2009, 15 Awá, including two pregnant women, were killed by FARC guerrillas in Barbacoas Municipality in the department of Nariño.

Amnesty International called on those participating in the conflict, including guerrilla groups and the Colombian security forces, to respect the rights of Indigenous Peoples not to be dragged into hostilities and to respect the territories in which they live and depend upon for their livelihoods.

Colombia's 40 year long armed conflict has affected millions across the country and left tens of thousands dead, tortured and forcibly disappeared. The vast majority of victims are civilians.

Colombia: The struggle for survival and dignity: Human rights abuses against indigenous peoples in Colombia

Download:
Index Number: AMR 23/001/2010
Date Published: 23 February 2010
Categories: Colombia

The impact of Colombia’s long-running internal armed conflict on Indigenous Peoples has been profound and destructive. They have been killed, harassed and driven from their lands by all the parties to the conflict. Despite their determined refusal to be drawn into the hostilities, the threats facing Indigenous Peoples are intensifying. In this document Amnesty International urges all parties to the conflict to respect the rights of civilians not to be dragged into the hostilities and to respect the territories in which Indigenous Peoples live and on which they rely for their livelihoods.

This document is also available in:
Spanish:

Los pueblos indígenas luchan por sobrevivir en Colombia

Amnistía Internacional ha denunciado hoy martes un aumento de los ataques contra los indígenas a lo largo y ancho de Colombia durante 2009, lo que ha hecho que muchas comunidades estén luchando para sobrevivir.

La organización culpó a los grupos guerrilleros, las fuerzas de seguridad y los grupos paramilitares de los abusos, que incluyen homicidios, desapariciones forzosas y secuestros, amenazas, abusos sexuales contra mujeres, reclutamiento de niños y niñas soldados, desplazamiento forzoso y persecución de dirigentes indígenas.

“Los indígenas sufren cada vez más ataques en Colombia —ha afirmado Marcelo Pollack, investigador sobre Colombia en Amnistía Internacional—. Se les está matando y amenazando, se les está obligando a participar en el conflicto armado y se les está echando de sus tierras.”

“Ya es hora de que el gobierno colombiano asuma seriamente sus obligaciones y actúe de inmediato para proteger a los pueblos indígenas.”

Según cifras de la Organización Nacional Indígena de Colombia, al menos 114 mujeres, hombres y niños indígenas fueron víctimas de homicidios y miles fueron víctimas de desplazamiento forzoso solamente en 2009.

Amnistía Internacional también ha declarado que las autoridades rara vez investigan los crímenes que se cometen contra los indígenas.

Miles de indígenas se han visto obligados a desplazarse de sus tierras porque suelen vivir en zonas de intenso conflicto militar y ricas en biodiversidad, minerales y petróleo. Muchas comunidades indígenas más no han podido salir de sus territorios porque los grupos armados han sembrado minas terrestres en las zonas adyacentes.

Las partes del conflicto también han bloqueado el acceso a la comida y a medicamentos esenciales, afirmando a menudo que estos suministros están destinados al enemigo. Todas las partes del conflicto han ocupado escuelas y las han usado como bases militares, mientras los maestros siguen siendo vulnerables a los ataques físicos, lo que impide a las comunidades indígenas tener acceso a la educación.

“A menos que las autoridades actúen con rapidez para proteger a los pueblos indígenas en Colombia, existe un riesgo real de que muchos desaparezcan”, ha manifestado Marcelo Pollack.

Los indígenas Awá se vieron especialmente afectados en 2009 y más de la mitad de los indígenas víctimas de homicidio durante ese año pertenecían a este pueblo.

Los Awá son propietarios colectivamente de las tierras y los ríos del resguardo (reserva indígena) de El Gran Rosario, en el municipio de Tumaco, perteneciente al departamento suroccidental de Nariño.

Viven en una zona de importancia estratégica para las partes en conflicto en la que actúan la guerrilla de las FARC y el ELN, grupos paramilitares y bandas de narcotraficantes, además de las fuerzas de seguridad colombianas.

A las 5 de la mañana del 26 de agosto de 2009, hombres con uniformes militares, armados y encapuchados atacaron la comunidad de El Gran Rosario, mataron a 12 Awá, entre los que había seis niños y niñas y un bebé de ocho meses, y dejaron heridos a algunos más. Entre las personas muertas estaban Tulia García y sus hijos. El 23 de mayo de 2009, Tulia García había sido testigo del homicidio de su esposo, Gonzalo Rodríguez, a manos de soldados de las fuerzas armadas, y posteriormente había recibido amenazas.

Tras la masacre de agosto, 300 Awá, entre los que había 100 niños y niñas, abandonaron sus casas, bienes y medios de vida y huyeron a Tumaco. Semanas después de su llegada continuaban viviendo en refugios que ellos mismos habían construido o durmiendo a la intemperie. Los alimentos y el agua eran escasos y no había instalaciones de saneamiento.

El 4 de febrero de 2009, las FARC mataron a 15 Awá, entre ellas dos mujeres embarazadas, en el municipio de Barbacoas, departamento de Nariño.

Amnistía Internacional ha pedido a quienes participan en el conflicto, incluidos los grupos guerrilleros y las fuerzas de seguridad colombianas, que respeten los derechos de los pueblos indígenas a no ser arrastrados a las hostilidades y que respeten los territorios en los que viven y de los que depende su subsistencia.

Los 40 años de conflicto armado de Colombia han afectado a millones de personas en todo el país, dejando un saldo de decenas de miles de muertos, torturados y víctimas de desaparición forzosa. La inmensa mayoría de las víctimas son civiles.

Desde las 00.01 GMT del martes 23 de febrero podrán consultar el informe La lucha por la supervivencia y la dignidad. Abusos contra los derechos humanos de los pueblos indígenas en Colombia en www.amnesty.org

Pueblos indígenas en Colombia: Datos y cifras



Pueblos indígenas en Colombia

En Colombia viven casi 1,4 millones de indígenas, que representan alrededor del 3,4 por ciento de la población del país (censo 2005).

La población indígena de Colombia pertenece a 85 pueblos indígenas diferentes (censo 2005). Según la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC) son 102 pueblos.

La mayoría de los indígenas vive en zonas ricas en recursos naturales.

En los departamentos de Guainía, Vaupés, La Guajira, Amazonas y Vichada, los indígenas constituyen casi la mitad de la población (ONIC, 2009).

Los representantes indígenas afirman que gran parte de las tierras que se les han asignado son inapropiadas. Por ejemplo, menos del 8 por ciento de las tierras de las reservas es apta para la agricultura.

Alrededor de 445.000 indígenas viven fuera de las reservas y sus derechos colectivos sobre las tierras donde viven carecen de reconocimiento oficial (Ministerio de Estadística de Colombia, 2007).



Abusos contra los derechos humanos de los pueblos indígenas

La supervivencia de 32 grupos indígenas corre grave peligro como consecuencia del conflicto armado, proyectos económicos a gran escala y la ausencia de apoyo del Estado (ONIC, 2009).

Más de 1.400 hombres, mujeres y niños indígenas murieron como consecuencia del conflicto entre 2002 y 2009 (ONIC, 2009).

Entre 2002 y 2009, 90 indígenas fueron secuestrados y 195 fueron víctimas de desaparición forzosa, mientras que hubo 4.700 amenazas colectivas (ONIC, 2009).

Al menos 114 mujeres, hombres y niños indígenas perdieron la vida y miles sufrieron desplazamiento forzado solamente en 2009 (ONIC, 2009).

Aunque los indígenas sólo constituyen alrededor del 3,4 por ciento de la población, representan el 7 por ciento de la población desplazada total de Colombia (director de la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos).

Existen grandes disparidades en materia de salud entre la población general y las comunidades indígenas y afrodescendientes. En el ámbito nacional, mueren 73 mujeres por complicaciones relacionadas con el embarazo por cada 100.000 nacimientos. Pero en los departamentos que cuentan con un porcentaje elevado de habitantes indígenas y afrodescendientes, como Guianía, la cifras se eleva a 386 mujeres fallecidas por cada 100.000 nacimientos (director de la Oficina en Colombia del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos).

http://www.aiven.org/profiles/blogs/los-pueblos-indigenas-luchan

FIN



Manuel Gago

Coordinador de Prensa

Amnistía Internacional Venezuela

prensa@aiven.org

Acerca de Amnistía Internacional
Amnistía Internacional es un movimiento mundial de más de 2,2 millones de personas en más de 150 países y regiones, que hacen campaña para que los derechos humanos reconocidos internacionalmente sean una realidad para todas las personas.

A quienes nos apoyan les mueve la indignación que les provocan los abusos contra los derechos humanos, pero también la esperanza en un mundo mejor; por eso, trabajamos para mejorar los derechos humanos a través de nuestras actividades de campaña y la solidaridad internacional.

lunes, 22 de febrero de 2010

Cartas de Solidaridad para con la Fuerza de Mujeres Wayuu


Roma,  22 de febrero de 2010


a las hermanas y los hermanos del pueblo Wayùu,
a las hermanas de la Organizacion Fuerza de Mujeres Wayùu
y para conocimiento a la ONIC – Organizacion Nacional Indigena de Colombia


Los compañeros y compañeras de la asociación A Sud, su colectivo y sus redes locales, expresan su apoyo, solidariedad y cercania a los hermanos y las hermanas del pueblo Wayùu y en particular a las hermanas de la Fuerza de las Mujeres Wayùu.

Frente a las crecientes amenazas sufridas por las lideresas y los líderes del movimiento Fuerza de Mujeres Wayúu, siempre mas expuestos a ataques y agresiones de grupos armados por el trabajo organizativo que adelantan contra la impunidad y en defensa de los derechos del pueblo Wayùu y de los pueblos indigenas en general - expresamos una vez mas nuestro compromiso a seguir luchando juntos para la justicia, la verdad y la dignidad de todos los pueblos.

Tambien expresamos nuestra cercanìa y confirmanos nuestro respaldo y solidariedad a las hermanas que trabajan cada dìa aportando sus fuerzas en la lucha del pueblo Wayùu en Riohacha y Dibulla, las mismas que siguen siendo victimas de seguimientos, hostigamientos, intimidaciones y amenazas por parte de las fuerzas armadas ilegales paramilitares postdesmovilización.

Condemnamos publicamente la actitud del gobierno y de la fuerza publica, quienes estan investigando, estigmatizando y poniendo bajo seguimiento extrajudiciales las companeras Karmen Ramírez Boscán, Leonor Viloria y Linnei Ospina, miembros de la Organización Fuerza de Mujeres Wayuu, calumniadas por los “supuestos vínculos con grupos catalogados como terroristas”, debido a la labor de denuncia e incidencia a nivel internacional sobre los impactos de las transnacionales, el conflicto armado y las políticas lesivas del gobierno colombiano hacia los pueblos indígenas.

Condenamos las intimidaciones que los grupos paramilitares siguen realizando en total impunidad. Un clima de terror del cual es totalmente responsable el actual gobierno colombiano que no hace nada para frenar las continuas violaciones, amenazas, intimidaciones, homicidios y masacres perpetuadas por grupos paramilitares supuestamente desmovilizados.

Denunciamos  a nivel internacional la desastrosa situación de violación de los derechos humanos que el pueblo colombiano y en particular el movimiento indígena y sus líderes son obligados a vivir diariamente.

Denunciamos la total impunidad respecto a las acciones de los grupos paramilitares quienes actúan sin ser minimamente combatidos ni perseguidos por el gobierno colombiano.

Hacemos un llamado para que la comunidad internacional intervenga en el conflicto colombiano para tutelar los derechos de la población civil y en modo particular el de las comunidades indígenas, muchas de ellas en riesgo de extinción.


Nos unimos a las demandas de la Fuerza de Mujeres Wayùu, es decir:

-        hacemos un llamado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos - CIDH, para que estime seriamente, la ampliación de las Medidas Cautelares a los miembros del movimiento de la Fuerza de Mujeres Wayuu y a las comunidades Wayuu de base que conforman a la Organización FMW en La Guajira.
-         al Gobierno de Colombia, que adopte medidas de protección a los integrantes de la Organización Fuerza de Mujeres Wayuu, que aún siguen en alto riesgo por continuar en el territorio y que garantice el retorno de los 4 miembros que se han visto forzados a salir. En tal sentido solicitamos urgentemente a la Cancillería de Colombia una reunión para concretar el seguimiento a las medidas cautelares.
-        al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, que brinde las medidas de protección y asistencia contempladas en convenios internacionales sobre refugiados a los miembros de FMW que ya se encuentran en territorio venezolano. De la misma manera, se solicita un tratamiento de impacto diferenciado, no solo por la condición de género, sino, por la condición de ser indígenas del Pueblo Wayuu, en donde las mujeres tienen otros niveles de tratamiento y participación.
-        finalmente, hacemos un llamado fraternal a las Organizaciones Nacionales e Internacionales de DD HH, a las Misiones y Cuerpos Diplomáticos acreditados en Colombia, a las Comisiones De Paz y Derechos Humanos del Senado de La República que le escriban a las Autoridades Colombianas para exigir que cumplan con la Constitución y los compromisos internacionales en materia de DD HH y monitoreen la grave situación del Pueblo Wayuu.

Lo sucedido nos lleva a intensificar nuestros  esfuerzos y nuestro empeño al lado de nuestras hermanas y hermanos de la FMW. 

Atentamente,


Asociaciòn A Sud

Giuseppe De Marzo
Laura Greco
Marica Di Pierri
Isotta Carraro
Lucie Greyl
Sara Vegni
Edo Dominici
Roberto Colasanti
Lucio Mario Genghini
Erminia Anastasi
Salima Cure
Antonio Cacio
Anna Cristin



Contactos:

Leaders of Colombian Wayuu People Go into Exile to Escape Violence and Criminalization


3 indigenous leaders from the Fuerzas de Mujeres Wayuu (FMW) (Force of Wayuu Women) movement   have recently been forced to leave their territory in order to protect their lives.  Their work in defence of their territory, as well as their international denunciations about the operations of transnational companies in their territory, have resulted in them being threatened by paramilitaries and the criminalization of their activities. Several members of the Organización Fuerza de Mujeres Wayuu have become the target of investigations and extrajudicial followings, by the Uribe government in response to their work. This has all become a lot worse in the last few months.


One of the women who has been forced into exile recently participated in the Climate and Social Justice Caravan in Europe during the mobilizations around the Copenhagen climate Summit.  Another of the persecuted leaders is a health and medicine coordinator in the village of Cuatro Vías. This is where the train which transports coal from the Cerrejon open pit coal mine passes by. The companies which form part of the Cerrejón coal complex are: BHP Billiton, Anglo American Plc, Glencore  and Xtrata.
 

In the beginning of February 2010, the UNHCR – UN High Commission on Refugees –, together with the MAPOEA-Support Mission for the Peace Process in Colombia, and the Early Warning Systems from the Defensoría del Pueblo carried out a fact finding mission in the Alta Guajira to document militarization by paramilitary groups and the violation of the Wayuu People’s human rights. Despite this monitoring, the Colombian government continues to show a complicit indifference, leaving the leaders no other option but to go into exile and necessitating that they demand formal Protective  Measures from the Interamerican Commission on Human Rights (CIDH).
 

Below is a detailed document in which the organization presents their situation and calls for international solidarity. 


The Colombian organizational alliance, Force of Wayuu Women [La Alianza Organizativa Fuerza de Mujeres Wayuu,] calls upon the Peoples of Latin America and the World, and on public opinion throughout the world, to denounce the recent harassment that the collective is experiencing. The situation has resulted in members of this movement being forced to leave Colombia and move to Venezuela.

BACKGROUND:
 
1. Risk Report No. 002 [Informe de Riesgo No. 002] for Maicao, dated the 27th January 2009 (from now on referred to as IR. No. 002-09) issued by the Defonsoria del Pueblo’s Early Warning System [Sistema de Alertas Tempranas (SAT) de la Defensoría del Pueblo] explicitly mentions the fact that the women and men leaders of the Fuerza de Mujeres Wayúu (FMW) movement, are vulnerable to aggression and attacks by armed groups. This is due to the organizational work that they are carrying out, involving their participation in various national and international fora where where they have denounced the human rights situation of the Wayúu people. The report also highlighted the fact that some of the organization’s activists have been systematically subjected to threats and intimidations, already for some time. 
 
2. In the same vain, with Risk Report No. 017 of the Intermediate Reach for Riohacha and Dibulla, dated 9th July 2009 [Informe de Riesgo No. 017 de 9 de julio de 2009 de Alcance Intermedio para Riohacha y Dibulla] (from now on referred to as IR. No. 017-09-A.I), the  Defensoría del Pueblo reiterated once again that the women and men leaders of the SJW-FMW are at high risk. In particular, the report concludes that one particular section of the Wayuu communities especially warranted protective measures, namely the women and men leaders of the movement Sütsüin Jiyeyu Wayúu - Fuerza de Mujeres Wayúu (SJW/FMW) who live, and carry out their political activities, in Riohacha and Dibulla. In the last weeks, every time that they carried out political and organizational work in La Guajira concerning defence of territories and the rights of the Wayúu victims to access the truth, justice and reparations, as well as when they were critical of megaprojects, the leaders were followed more often and experienced an increase in harassment, intimidation and threats by the illegal armed structures that exist in the wake of the demobilization of the AUC. These armed actors perceived their demands and struggles as getting in the way of their interests. 
 
3. Furthermore, the above mentioned IR. No.017-09-A.I indicates that the Wayúu communities located in the area of the Caribbean Trunk Road [Carretera Troncal del Caribe] especially on the route between Riohacha  y Dibulla and Wepiapaa, Santa Rosa and Las Delicias Reserve, to mention just a few places, are at risk. This is due to the serious territorial dispute which is currently underway between rival illegal armed structures that exist following the demobilization of the AUC. According to the IR. No. 002-09, and for reasons cited above, this means that the Wayuu communities in the corregimientos in the border area with Venezuela, Carraipía and La Majayura are especially at risk, as well as some other different neighbourhoods. [note: this is a Colombian legal administrative term, that approximately translates in English to village level authority]
 
THE FACTS:
 
The reports issued by the Defensoría del Pueblo by way of its Early Warning System [Sistema de Alertas Tempranas] warned of the risk faced by members of FMW. In May 2009, two women from this organization received death threats. This led to their decision to leave the territory. Despite the fact that one of the women has now returned, they have both had to restrict their movements. The recent threats have meant that three other members of the organziation also find themselves forced to leave the territory. With its complicit silence, the state institutions have shown complete apathy concerning the recommendations contained in these reports. Such behaviour is very typical of the Colombian “democratic security” government. 
 
Levels of fear are increasing. The following members of the organization Force of Wayuu Women [Fuerza de Mujeres Wayuu] have become victims of extrajudicial investigations and are being followed by the Colombian army, because of “supposed links with groups classified as terrorist”: Karmen Ramírez Boscán, Leonor Viloria and Linnei Ospina. This is due to their international work denouncing and intervening about the impacts of transnational companies, the armed conflict and the destructive policies that the Colombian government pursues against indigenous peoples. The fear of losing their freedom or of being killed by armed actors, due to the seriousness of these false accusations has forced these members of the organization to leave their territory. Some remain in Colombian, others have left the country. In this respect, Margaret Sekaggya, UN Special Envoy about the situation of human rights defenders, issued these preliminary conclusions following her visit to Colombia in September 2009: "a fundamental reason for the insecurity experience by human rights defenders lies in them having false accusations levelled against them and their systematic targeting by government functionaries [which accuse them of being] “terrorists” or “members of the guerrilla”. 
 
We denounce the systematic extermination and marginalization of indigenous peoples in Colombia and the persecution and murder of their leaders, in a country where genocidal and repressive operations occur against these peoples. By way of an example, it is worth drawing attention to the fact that according to the Constitutional Court’s auto 004, 34 indigenous Peoples are at risk of being displaced, due to factors relating to the war. The Wayuu are amongst these peoples. 4 million people throughout the country have been forcibly displaced and are victims of massacres by the paramilitary, the army or the guerrilla. 
 
In July 2008, the Peoples’ Tribunal [Tribunal de los Pueblos] in Colombia levelled charges against the Alvaro Uribe Vélez government consisting of genocide against the indigenous peoples and for criminalizing their resistance movements. It must be emphasised that indigenous peoples have been, and continue to be, repressed and threatened, suffering assaults, raids and the loss of their liberty. 
 
DEMANDS:
 
-       For the above reasons, we call upon the Interamerican Commission for Human Rights (CIDH) to seriously consider implementing Medidas Cautelares for the board members of Fuerza de Mujeres Wayuu, as well as the local Wayuu communities which belong to FMW in La Guajira. [note: Medidas Cautelares is a specific legal mechanism to formally ensure that Protective Measures are applied].
 
-      We demand that the Colombian government puts in place protective measures for those members of the Fuerza de Mujeres Wayuu organization who remain in the territory at high risk, and also that it guarantees the safe return of the 4 members who have been forced to leave the territory. In this sense we demand that the Colombian Cancillería  convenes an urgent  meeting to concretize follow up to the Medidas Cautelares.
 
-       We demand that the government of the Bolivarian Repúblic of Venezuela offers protective measures and the due assistance as envisaged in international agreements concerning refugees to the members of FMW who are already in Venezuelan territory. In the same way, we also demand that they receive appropriate differential treatment that not only takes into account the fact that they are women, but also that they are indigenous Wayuu People, where the women experience different levels of treatment and participation..
 
-       Finally we make a fraternal appeal to national and international human rights organizations, to Diplomatic Missions and Corps accredited to work in Colombia, and to the Peace and Human Rights Commissions in the Colombian Senate that they write to the Colombian Authorities to demand that they act in accordance with the Constitution and honour the country’s international commitments in terms of human rights and that they monitor the serious situation of the Wayuu People.
 
“Porque en Wounmainkat, los Únicos Gigantes Somos los Wayuu”
“Becuase in Wounmainkat, the Only Giants are We the Wayuu”
Campaign for the Elimation of all forms of Violence Against Our Earth,  Wounmainkat
Casa de la Fuerza de Mujeres Wayuu
Cuatro Vías, Maikou (Wajiira)
19th Febraury 2010
 
Please direct your correspondence to the following addresses:
Interamerican Commission on Human Rights (Comisión Interamericana de Derechos Humanos)
 
President of the Republic (Presidencia de la República)
Dr. Álvaro Uribe Vélez,
Cra. 8 No..7-26, Palacio de Nariño,
Santa fe de Bogotá.
Fax: (+57 1) 566.20.71
 
Defensoría del Pueblo
Dr. Volmar Antonio Pérez Ortiz.
Calle 55 No. 10-32
Santa Fe de Bogotá.
Fax: (+571) 640 04 91
 
UNHCR, Colombian Office (Oficina del ACNUR en Colombia)
Oficina en Bogotá D.C
Cll 113 N° 7-21 Torre A Of 601 Edificio Teleport
Tel (091) 6580600 Fax 6580602
 
UNHCR, Venezuela
Parque Cristal, Piso 4, Oficina 4/4
Urbanización Los Palos Grandes
Avenida Francisco de Miranda
Caracas, Venezuela
Tel. (58 212) 286-3883
Fax (58 212) 286-9687
 
EMBASSY OF THE BOLIVARIAN REPUBLIC OF VENEZUELA IN COLOMBIA BOLIVARIANA DE VENEZUELA EN COLOMBIA
Central Telefónica: (0057-1) 644.55.55
Embajador/Embajada: embajada@embaven.org.co
 
Presidency of the Bolivarian Republic of Venezuela
Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela
 
Defensoría del Pueblo de la República Bolivariana de Venezuela

viernes, 19 de febrero de 2010

Estigmatización de Mujeres Wayuu no cesa.

La Alianza Organizativa Fuerza de Mujeres Wayuu, se dirige a los Pueblos de América Latina y del Mundo, así como a la opinión pública nacional e internacional, para denunciar los nuevos hostigamientos a quienes conforman este colectivo. Estos hechos han causado la salida forzosa de miembros de este movimiento hacia territorio venezolano.

ANTECEDENTES:


1. El Informe de Riesgo No. 002 del 27 de enero de 2009 para Maicao (en adelante IR. No. 002-09) emitido por el Sistema de Alertas Tempranas (SAT) de la Defensoría del Pueblo expresamente señaló que las lideresas y líderes del movimiento Fuerza de Mujeres Wayúu (FMW), están expuestos a las agresiones y ataque de estos grupos armados por el trabajo organizativo que adelantan y que ha significado su participación en variados escenarios nacionales e internacionales donde han denunciado la situación de derechos humanos del pueblo Wayúu y porque algunas de sus activistas, desde hace algún tiempo y de manera sistemática, han venido siendo objeto de amenazas e intimidaciones.


2. Del mismo modo, en el Informe de Riesgo No. 017 de 9 de julio de 2009 de Alcance Intermedio para Riohacha y Dibulla (en adelante IR. No. 017-09-A.I) la Defensoría del Pueblo reitera, una vez más, que las lideresas y líderes de la SJW-FMW están en alto riesgo, manifestando sobre el particular que; entre el sector poblacional concerniente a las comunidades del pueblo Wayúu se considera que ameritan medidas especiales de protección las lideresas y líderes del movimiento Sütsüin Jiyeyu Wayúu - Fuerza de Mujeres Wayúu (SJW/FMW) que viven y desarrollan sus actividades en Riohacha y Dibulla, toda vez que el trabajo político y organizativo que vienen realizando en La Guajira respecto a la defensa del territorio, a los derechos de las víctimas Wayúu a la verdad, a la justicia y a la reparación, así como la formulación de un discurso crítico frente a los megaproyectos, les ha ocasionado que en las últimas semanas se incrementen los seguimientos, hostigamientos, intimidaciones y amenazas por parte de las estructuras armadas ilegales postdesmovilización de las AUC, las cuales al parecer perciben sus demanda y reivindicaciones como un obstáculo para sus intereses.


3. En el referido IR. No.017-09-A.I además se indica que las comunidades del pueblo Wayúu localizadas en el entorno de la Carretera Troncal del Caribe, especialmente en el trayecto comprendido entre Riohacha y Dibulla entre ellas Wepiapaa, Santa Rosa y el resguardo de Las Delicias por citar algunas-- se encuentran en riesgo debido a la fuerte disputa territorial que actualmente está teniendo lugar entre estructuras armadas ilegales postdesmovilización de las AUC rivales. Por su parte, por las mismas razones anteriores, el IR. No. 002-09 sitúa en un escenario de alto riesgo a las comunidades del pueblo Wayúu de algunos corregimientos del entorno de la frontera con Venezuela Carraipía y La Majayura, entre otros, así como de distintos barrios.


HECHOS:


En los informes emitidos por la Defensoría del Pueblo a través del Sistema de Alertas Tempranas, se advierte, la situación de riesgo de los miembros de la FMW. En mayo de 2009, fueron amenazadas de muerte dos mujeres de la organización, por lo cual decidieron salir del territorio, y que hoy, pese a que una de ellas ha regresado, ha tenido que restringir su movilidad. Las nuevas amenazas han provocado que otros tres miembros de la organización se vean obligados a salir del territorio. Las instituciones estatales han mostrado total apatía y un silencio cómplice muy propio del gobierno de la “seguridad democrática” colombiana, sobre las recomendaciones ahí contenidas.


El temor se hace más intenso, ya que Karmen Ramírez Boscán, Leonor Viloria y Linnei Ospina, miembros de la Organización Fuerza de Mujeres Wayuu, están siendo objeto de investigaciones y seguimientos extrajudiciales por parte de la fuerza pública, por los “supuestos vínculos con grupos catalogados como terroristas”, debido a la labor de denuncia e incidencia a nivel internacional sobre los impactos de las transnacionales, el conflicto armado y las políticas lesivas del gobierno colombiano hacia los pueblos indígenas. Lo que ha ocasionado la salida de miembros dentro y fuera de las fronteras nacionales por temor a ser privados de la libertad o asesinados por actores armados, dada la gravedad de las estigmatizaciones. Al respecto, Margaret Sekaggya, Relatora Especial de la ONU sobre la situación de los defensores de derechos humanos, en conclusiones preliminares luego de su visita a Colombia en septiembre de 2009, manifestó lo siguiente: "un motivo fundamental de la inseguridad de los defensores de derechos humanos radica en la estigmatización y el señalamiento sistemáticos de que son objeto por parte de funcionarios del Gobierno, [quienes los acusan de] ‘terroristas' o ¨guerrilleros¨”.


Denunciamos el exterminio sistemático, la marginalización de los pueblos indígenas y la persecución y asesinato de sus líderes en Colombia, en donde se llevan adelante operaciones genocidas y represivas contra estos pueblos. Sirva de ejemplo mencionar que, según el auto 004 de la Corte Constitucional de este país, 34 pueblos indígenas se encuentran en riesgo de desplazamiento, por los factores de la guerra, entre ellos el pueblo wayuu. 4 Millones de personas han sido forzosamente desplazadas y son víctimas de masacres por parte de paralimitares, ejércitos y guerrilla.


En Julio de 2008, el Tribunal de los Pueblos en Colombia, condenó al Gobierno de Alvaro Uribe Vélez, por genocidio de los pueblos indígenas y por criminalizar, sus movimientos de resistencia. Cabe destacar que los indígenas, han sido y continúan siendo reprimidos y amenazados, sufriendo asaltos, allanamientos y privación de su libertad.


DEMANDAS:


- Por lo anterior, hacemos un llamado a la Comisión Interamericana de Derechos Humanos - CIDH, para que estime seriamente, la ampliación de las Medidas Cautelares a los miembros del movimiento de la Fuerza de Mujeres Wayuu y a las comunidades Wayuu de base que conforman a la Organización FMW en La Guajira.


- Al Gobierno de Colombia, que adopte medidas de protección a los integrantes de la Organización Fuerza de Mujeres Wayuu, que aún siguen en alto riesgo por continuar en el territorio y que garantice el retorno de los 4 miembros que se han visto forzados a salir. En tal sentido solicitamos urgentemente a la Cancillería de Colombia una reunión para concretar el seguimiento a las medidas cautelares.


- Al Gobierno de la República Bolivariana de Venezuela, que brinde las medidas de protección y asistencia contempladas en convenios internacionales sobre refugiados a los miembros de FMW que ya se encuentran en territorio venezolano. De la misma manera, se solicita un tratamiento de impacto diferenciado, no solo por la condición de género, sino, por la condición de ser indígenas del Pueblo Wayuu, en donde las mujeres tienen otros niveles de tratamiento y participación.


- Finalmente, hacemos un llamado fraternal a las Organizaciones Nacionales e Internacionales de DD HH, a las Misiones y Cuerpos Diplomáticos acreditados en Colombia, a las Comisiones De Paz y Derechos Humanos del Senado de La República que le escriban a las Autoridades Colombianas para exigir que cumplan con la Constitución y los compromisos internacionales en materia de DD HH y monitoreen la grave situación del Pueblo Wayuu.



“Porque en Wounmainkat, los Únicos Gigantes Somos los Wayuu”


Campaña por la Eliminación de todas las formas de Violencia contra Wounmainkat – Nuestra Tierra


Casa de la Fuerza de Mujeres Wayuu


Cuatro Vías, Maikou (Wajiira)


19 de Febrero de 2010



Favor dirigir los comunicados a los siguientes correos y direcciones:


Comisión Interamericana de Derechos Humanos


cidhoea@oas.org



Presidencia de la República


Dr. Álvaro Uribe Vélez,


Cra. 8 No..7-26, Palacio de Nariño,


Santa fe de Bogotá.


Fax: (+57 1) 566.20.71


E-mail: auribe@presidencia.gov.co



Defensoría del Pueblo


Dr. Volmar Antonio Pérez Ortiz.


Calle 55 No. 10-32


Santa Fe de Bogotá.


Fax: (+571) 640 04 91


E-mail: secretaria_privada@hotmail.com



Oficina del ACNUR en Colombia


Oficina en Bogotá D.C


Cll 113 N° 7-21 Torre A Of 601 Edificio Teleport


Tel (091) 6580600 Fax 6580602


colbo@unhcr.org



ACNUR Venezuela


Parque Cristal, Piso 4, Oficina 4/4


Urbanización Los Palos Grandes


Avenida Francisco de Miranda


Caracas, Venezuela


Tel. (58 212) 286-3883


Fax (58 212) 286-9687


E-mail: venca@unhcr.org



EMBAJADA DE LA REPÚBLICA


BOLIVARIANA DE VENEZUELA EN COLOMBIA


Central Telefónica: (0057-1) 644.55.55


Embajador/Embajada: embajada@embaven.org.co



Presidencia de la República Bolivariana de Venezuela


dggcomunicacional@presidencia.gob.ve


drsociales@presidencia.gob.ve


dasociales@presidencia.gob.ve



Defensoría del Pueblo de la República Bolivariana de Venezuela


denuncias@defensoria.gob.ve


secretariared@defensoria.gob.ve


 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India