Tu eres el visitante No.

jueves, 27 de agosto de 2009

!!!!!!! NUEVA MASACRE, 12 HERMANOS AWA¡¡¡¡¡¡

COMUNICADO A LA OPINION PÚBLICA NACIONAL E INTERNACIONAL
LA UNIPA DENUNCIA EL EXTERMINIO SISTEMATICO CONTRA NUESTRO PUEBLO INDÍGENA AWÁ.



Con indignación y tristeza, la Organización Unidad Indígena del pueblo Awá - UNIPA, se permite dar a conocer a la comunidad nacional e internacional, la MASACRE sucedida el día de hoy veintiséis (26) de agosto del año dos mil nueve (2.009), en la que perdieron la vida doce (12) compañeros indígenas Awá de la comunidad Rosario, Resguardo Indígena Awá Gran Rosario, jurisdicción del Municipio de Tumaco, Departamento de Nariño.

Hoy lloramos la muerte de cuatro (4) niños indefensos, que junto a sus hermanos, padres y familiares fueron masacrados a las cinco de la mañana del día veintiséis (26) de Agosto, en su humilde vivienda, siendo preocupante que entre las personas masacradas está la señora TULIA GARCIA, única testigo sobreviviente de hechos ocurridos el día 23 de mayo de 2009, en donde fue asesinado su esposo GONZALO RODRIGUEZ, hecho que había denunciado responsabilizando al Ejercito Nacional.

Muy a pesar de haberse advertido las serias amenazas de muerte en su contra, ella continúo denunciando la muerte de su compañero, hasta la mañana de hoy cuando las balas asesinas segaron su vida y con ella su testimonio.

Pero no siendo suficiente con asesinar a la señora TULIA GARCIA, la sevicia solo se vio compensada con la muerte de cuatro (4) niños, seis (6) hombres y otra mujer que fueron masacrados mientras dormían.

Al parecer, este hecho se encuentra relacionado con la muerte del señor Gonzalo Rodríguez y hace parte de una política sistemática de exterminio de los pueblos indígenas en Colombia. A pesar de las denuncias y las investigaciones que dicen adelantar los organismos del Estado, no se ha frenado esta carrera por desaparecer a nuestro pueblo indígena Awá y acabar la impunidad de los hechos perpetrados.

De los setenta y siete (77) compañeros indígenas asesinados en Colombia, en lo que va del año dos mil nueve (2.009), treinta y ocho (38) son parte de la familia Awá, es decir, que hemos puesto el 50% de los muertos, y para el Gobierno central, aquí no esta pasando nada. Peor aún, el Ministro del Interior y de Justicia, el 9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas manifestó haber logrado acercamientos con los pueblos indígenas con ocasión de la concertación que se desprende del auto 004 orden emitido por la Corte Constitucional en el de 2.009.

Aunque a nuestro territorio se han acercado recientemente personalidades como el Relator Especial de las Naciones Unidas sobre la situación de los Derechos Humanos y las libertades fundamentales de los Pueblos Indígenas, James Anaya, ante la alerta emitida por nuestra organización sobre el riesgo de extinción al que se ha condenado a nuestro pueblo, las condiciones para la protección de nuestros derechos humanos permanecen ausentes y, por el contrario, nuestras exigencias generan aún más señalamientos y estigmatizaciones gubernamentales.

Resulta incomprensible cómo a pesar de la presencia e intervención de organismos e instituciones nacionales e internacionales, los actores armados continúan violando los derechos fundamentales, el Derecho Internacional Humanitario y las mínimas condiciones de vida de nuestras comunidades; en ese contexto tan adverso, al que se suman ocho (8) amenazas por parte de los grupos paramilitares contra las autoridades y líderes de nuestra organización, la crisis humanitaria de la población desplazada por la masacre del resguardo Tortugaña Telembí sin solución, las consecuencias nefastas de las fumigaciones con glifosato en nuestro territorio que ha generado enfermedades y muerte. Es una ironía que simultáneamente estemos construyendo la propuesta del Plan de Salvaguarda Étnica para la pervivencia del pueblo indígena Awá mientras seguimos siendo objeto del exterminio.

La crisis humanitaria mencionada, también afecta en el Departamento de Nariño a los hermanos afrodescendientes y campesinos, como lo ocurrido, en esta última semana en los municipios de Maguí Payán y el Charco, con más de mil (1000) personas desplazadas.

Ante la obligatoriedad del gobierno colombiano de generar las condiciones para la supervivencia física y cultural de los pueblos indígenas, son las condiciones de la guerra las que se imponen de forma sistemática.

Sobre estos graves hechos y después de permanentes acciones jurídicas y de exigibilidad nacional e internacional, éstas resultan insuficientes; Evidencia de ello, son:

-. La Resolución Defensorial 053 de junio 5 de 2008.

-. El auto 004 del 26 de enero del 2.009.

-. La minga humanitaria por la vida y la dignidad del pueblo indígena Awá realizada desde el 22 de marzo al 2 de abril de 2.009, ante la masacre ocurrida en el resguardo Tortugaña Telembí el 4 de febrero del año 2.009.

-. La solicitud de medidas cautelares a la Corte Interamericana de derechos Humanos que fue negada en el mes de junio de 2.009.

-. Diferentes comunicados y pronunciamientos que hemos elevado de manera reiterada, en los cuales se ha expresado nuestra posición de autonomía e imparcialidad ante todos los actores armados.

En ese sentido, consideramos inaplazable se tomen las medidas especiales, ante la situación de emergencia que enfrentamos, a fin de proteger a nuestro pueblo indígena Awá, exigir a los actores armados, legales e ilegales, el cese inmediato de las acciones en contra de nuestro pueblo y llamar a promover las siguientes acciones:

- Adoptar sin dilación, las medidas que sean necesarias para que se garantice la vida, la integridad física y cultural, de nuestras familias indígenas Awá.

- Investigar de manera urgente, seria e imparcial, los hechos ocurridos el día de hoy en coordinación con las autoridades indígenas del pueblo Awá.

- Al Gobierno Nacional, exigimos su presencia inmediata en nuestro territorio para asumir la responsabilidad constitucional de velar por la integridad de las personas, sobre todo cuando tenemos el carácter de protegidas.

- Hacemos un llamado a las organizaciones sociales y populares, a los organismos defensores de derechos humanos nacionales e internacionales para que se solidaricen con nuestro pueblo y promuevan acciones destinadas a visibilizar y denunciar estos graves hechos.



¡¡ POR LA VIDA, LA DIGNIDAD, Y LA DEFENSA DE NUESTRO TERRITORIO ¡¡



UNIDAD INDIGENA DEL PUEBLO AWA – UNIPA –




San Juan de Pasto, Agosto 26 de 2.009

domingo, 23 de agosto de 2009

Indígenas Wayúu amenazan cerrar frontera por bases estadounidenses

Caracas, 21 de agosto de 2009 (Prensa Latina).— Indígenas de la frontera colombo venezolana anunciaron hoy que la próxima semana protestarán en los pasos limítrofes para pedirle a Colombia que desista de instalar bases militares de Estados Unidos.



Vamos al cierre de la frontera totalmente. La cerraremos en protesta para que el gobierno del presidente (Álvaro) Uribe rectifique la instalación de bases en Colombia", informó Oscar González, coordinador de la cooperativa Macuira Wayúu.



En declaraciones al diario Panorama, del estado Zulia, González precisó que la decisión de instalar las bases afecta a los Wayúu en su cultura y comercio.



El gobierno venezolano anunció el pasado día 19 que no renovará el acuerdo sobre combustible subvencionado con Colombia, luego de la decisión de las autoridades de ese país de permitir la instalación de siete bases militares de Estados Unidos.



Según reportes de la prensa regional Venezuela comenzó ayer la exportación de combustible hacia Colombia a precio internacional.

Según Panorama, 11 cooperativas de transportistas integrados por la etnia Wayúu informaron que llevaron 4,5 millones de litros con precio recalculado, 60 por ciento del trasiego habitual.



Mientras tanto en el vecino estado Táchira, la diputada Nellyver Lugo acusó a las autoridades colombianas de incumplir el acuerdo bilateral, porque legalizaba el contrabando de combustible.



En entrevista con el diario La Nación, de ese estado también fronterizo con Colombia, Nllyver expresó que desde 2002 Uribe permitió que con el pago de impuestos a la región se pudiera expender los hidrocarburos en otros sitios.



Recordó que el convenio era para aliviar la situación en la zona fronteriza y no podía moverse más allá del Norte de Santander, pero existen informaciones que ese combustible llagaba hasta Bogotá.



Apuntó que ese es un elemento adicional para apoyar la suspensión del contrato por la instalación de siete bases militares estadounidenses, con más de 40 mil efectivos del ejército norteamericano.



Queremos garantizarle no sólo a Colombia sino a otros países de la región un beneficio en cuanto a la disminución del precio del combustible, pero allí los que se estaban enriqueciendo eran grandes grupos económicos, subrayó.



lac/MI



Tomado de: http://www.prensa-latina.cu/index.php?option=com_content&task=view&id=110751&Itemid=1

sábado, 15 de agosto de 2009

Colombia: Indígenas cuestionan presencia militar estadounidense


Gustavo Capdevila
IPS
13/08/09
El principal líder indígena colombiano recela de que las bases militares de su país que serán usadas por militares estadounidenses retrotraigan a la época del control de Estados Unidos sobre América Latina, y una dirigente nativa teme que se repitan abusos sexuales de soldados extranjeros a jóvenes aborígenes.


El acuerdo entre Bogotá y Washington para el uso estadounidense de siete bases militares en territorio colombiano, que sacude a las diplomacias de América Latina, fue ignorado en las discusiones sobre el comportamiento de Colombia ante la discriminación racial que se desarrollan esta semana en Ginebra.


En la sesión del Comité de las Naciones Unidas sobre la Eliminación de la Discriminación Racial, se plantearon los efectos de la militarización en Colombia, un país que lleva casi medio siglo de guerra interna, pero es verdad que se formó un vacío ante las polémicas bases, dijo Karmen Ramírez Boscán, dirigente de la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC).


“Esta cuestión se debate con mucha profundidad a nivel nacional y por supuesto debería haberse tratado aquí, en este órgano de la Organización de las Naciones Unidas (ONU)”, dijo Ramírez Boscán, de la etnia Wayúu. El hecho de que no se esté hablando de ello se debe a que todos sabemos que “se viene una situación bastante delicada”, indicó.


El acuerdo entre los dos países prevé el acceso a territorio colombiano para militares estadounidenses que operarán estaciones pequeñas, conocidas como centros operativos de avanzada (FOL, por sus siglas en inglés) o centros de seguridad cooperativa (CSL). Para la mujer colombiana, y en particular la mujer indígena, esto presagia un cambio en su actual situación y una dificultad mayor. “Pienso que directa o indirectamente esto genera violencia y por supuesto afecta de manera más inmediata a las mujeres de Colombia”, dedujo Ramírez Boscán.


La dirigente indígena rememoró algunos casos que han sido estudiados con relación a jóvenes madres solteras “de padres que han estado en bases militares de Colombia. Fueron embarazadas por soldados extranjeros, no por colombianos”, respondió Ramírez Boscán a una pregunta de IPS. En resumen, “creo que definitivamente la presencia de militares estadounidenses generará un cambio en el entorno local, donde estén emplazadas las bases”, ratificó.


El experto Wilbert van der Zeijden, del Transnational Institute, había dicho a IPS en abril que “las bases militares son habitadas sobre todo por hombres jóvenes, aburridos y frustrados. Lejos del hogar, familia, amigos, novias o esposas, buscan distracciones en la ciudad” más cercana. “El resultado ha sido un notable aumento de delitos, incluyendo violaciones, tráfico de drogas, robos y abusos violentos”, señaló Van der Zeijden.


Para el consejero mayor de la ONIC, Luis Evelis Andrade Casamá, bajo el pretexto del narcotráfico y del combate al terrorismo se quiere volver a la época en que Estados Unidos tenía control total sobre los territorios de América Latina. Algunas de las siete bases se encuentran en territorios donde se asientan pueblos indígenas o descendientes de africanos. Pero otras no, precisó Andrade.


“El Estado colombiano y su gobierno van a contramano de lo que yo diría es el sentimiento y el imaginario colectivo respecto de lo que significan las bases militares extranjeras en cualquier país, sobre todo en América Latina”, reflexionó. “No se pueden aceptar las bases comandadas, operadas, administradas por los norteamericanos (estadounidenses), ni tampoco las bases operadas por militares colombianos con asesoría y presencia de militares norteamericanos”, precisó. Ni lo uno ni lo otro, “para nosotros como pueblos indígenas”, es aceptable.


La cooperación para luchar contra el narcotráfico no puede significar la intromisión y la entrega de la soberanía de manera velada a otro país, apuntó Andrade, que desde su posición de consejero mayor ejerce la presidencia de la autoridad nacional de los pueblos indígenas asentados en tierras de Colombia.


Las bases contarán con inmunidad judicial para el personal militar estadounidense e instalaciones para que operen los aviones C-17, los de mayor capacidad de transporte de pertrechos y de tropas, con una autonomía de vuelo que les permitiría cubrir la mitad del continente americano y, con el adecuado reaprovisionamiento, la totalidad de América, excepto el austral Cabo de Hornos.


Andrade observó que el gobierno colombiano plantea que esto solamente tiene implicaciones dentro del territorio nacional. Pero todos los expertos, como también otros gobiernos, tienen muy claro que estas aeronaves y la tecnología que se va a utilizar sobrepasan las fronteras y que se puede convertir en una estrategia de espionaje sobre los territorios de otros países, dijo.


“Si por un lado ya estamos cansados del conflicto armado interno, creemos que no se deben implementar estas bases, pues consideramos que van a afectar las relaciones con otros países de frontera”, agregó.


Por ejemplo, los obstáculos para las relaciones entre Colombia y Ecuador y entre Colombia y Venezuela tienen implicaciones en asuntos como la atención de salud y la seguridad alimentaria de más de 20 pueblos indígenas que viven en las fronteras colombo-venezolana y colombo-ecuatoriana.


Eso ocurre por todo el manejo del conflicto colombiano, que desborda los límites nacionales, opinó Andrade. Y la cuestión de las bases militares ya genera problemas para los indígenas y “diría que para todos los sectores pobres que viven en la frontera colombo-venezolana, como lo ha dicho el mismo presidente de Venezuela, Hugo Chávez”, afirmó.


El gobierno de Chávez congeló las relaciones con Colombia a raíz del acuerdo sobre las bases militares. Los dos países tienen estrechos vínculos económicos.


El dirigente indígena criticó que cuando se habla de los efectos de la nueva tirantez entre Bogotá y Caracas sólo se aluda a la crisis de los sectores económicos dominantes, como los fabricantes de automóviles, los industriales textiles y los exportadores de carne, por ejemplo. “Pero nadie habla de la problemática de las comunidades que viven en las fronteras, que generalmente, como en el caso colombo-venezolano, reciben la mayor parte de su alimentación o de su abastecimiento en víveres, en vestido y aun en salud, desde Venezuela”, aseveró Andrade.


Ramírez Boscán recordó que, según el Estado colombiano, la instalación de las bases es “prácticamente un mal necesario” para combatir a la guerrilla y el narcotráfico. Pero “pensamos que es toda una estrategia para poder controlar desde una zona geográfica muy importante todo lo que está pasando en América Latina, en países como Ecuador, Venezuela”, dijo.



La dirigente indígena valorizó que en la cumbre de la Unión de Naciones Suramericanas (Unasur), realizada el lunes en Quito, se resolviera celebrar una reunión el 27 de agosto en Bariloche, sur de Argentina, para examinar la reacción de América Latina ante la concesión de Colombia a Estados Unidos. “Es importante que se haya llamado a cuentas al Estado colombiano por parte de otros Estados, porque realmente no sabemos cuáles son las intenciones del gobierno”, insistió.


En Colombia ha habido mucho rechazo a las bases por parte de las organizaciones de derechos humanos e indígenas, y en general de la sociedad civil, indicó. “La respuesta del gobierno ha sido de indiferencia frente a las manifestaciones de repulsa”, aseveró Ramírez Boscán.

jueves, 13 de agosto de 2009

Amenazas a mujeres indígenas se denuncia ante el CERD en la ONU

Por Fuerza de Mujeres Wayuu

El pasado 3 de agosto se dió inicio a la 75o Cesión del Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial CERD, día mismo en el que se suscribió ante este organo de Naciones Unidas una Solicitud Formal de Acción Urgente bajo el Procedimiento de Seguimiento y Alerta Temprana a fin de Evitar Daño Inmediato e Irreparable a las Mujeres Wayuu Defensoras de los derechos de las víctimas Wayuu del conflicto armado colombiano.

El propósito fundamental, denunciar ante el CERD sobre la situación urgente y de inminente peligro que se está produciendo en el territorio ancestral Wayuu debido al conflicto armado en Colombia así como la explotación por compañias multilaterales ubicadas en sus tierras, las cuales operan con la aprobación del Gobierno y sin la consulta y consentimiento de los pueblos afectados, lo que ha desencadenado una serie de amenazas que no han sido atendidas adecuadamente por el Estado Colombiano a pesar de los informes emitidos por el Sistema de Alertas Tempranas de la Defensoría del Pueblo.

Estas graves acciones configuran una vulneración de las obligaciones que ha adquirido el Estado de Colombia por mandato de la Convención Internacional para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial en lo referido a la igualdad ante la ley en cuanto al disfrute de los derechos consagrados en el Artículo 5, en particular el derecho a la seguridad personal, el derecho a la libertad de pensamiento, de conciencia y de religión, el derecho a la libertad de opinión y de expresión, el derecho a la libertad de reunión y de asociación pacíficas.

De igual forma, se llamó la atención frente a la persecusión y estigmatización de la cual han sido víctimas otras mujeres indígenas como Aida Quilcué por haber sido una de las indígenas que lideró la Minga por la Resistencia Indígena y Social.

El CERD, llamó la atención del Estado Colombiano en cuanto la desprotección en la que se encuentran los líderes y dirigentes indígenas en Colombia, así como los afrocolombianos y Rrom, hizo alusión la situación de violencia sexual en contra de las mujeres y sobre los planes de proteccion que se implementan para garantizar la vida de los defensores de los derechos humanos.

El 28 de agosto, este Comité de Naciones Unidas, hará públicas sus conclusiones sobre el caso colombiano.

Ginebra, 13 de agosto de 2003

El Estado colombiano es sometido a revisión por el Comité para la Eliminación de la Discriminación Racial de las Naciones Unidas

Por: ONIC, AICO, OWYBT y FMW-SJW

Los delegados de los pueblos indígenas de Colombia, enfatizaron en la responsabilidad que tiene el Estado Colombiano ante las continuas y sistemáticas violaciones a los derechos humanos e infracciones al Derecho Internacional Humanitario de los pueblos indígenas, ante el Comité para la Eliminación de Discriminación Racial - CERD.

Durante la sesión privada que se realizó con los expertos del CERD, la ONIC, enfatizó la alarmante cifra de indígenas asesinados por grupos armados los cuales ascienden ya a 64 casos, en lo que va corrido del año 2009, en contra de líderes comunitarios y dirigentes indígenas, hechos que demuestran que la cifra se duplica si esta se compara con el primer semestre del año pasado.

Se enfatizó que a nivel doméstico, las políticas públicas y desarrollos legislativos referidos a los pueblos indígenas han sido diseñados principalmente para restringir y limitar la autonomía de las autoridades, instituciones y organizaciones indígenas, situación que evidencia con claridad la reducción de la consulta previa a un procedimiento burocrático que se surte sin importar las decisiones que emanen autónomamente de las autoridades indígenas.

De igual manera se presentó ante el CERD la situación en materia de aprobación de leyes inconsultas con las autoridades indígenas, como la Ley Forestal, el Estatuto de desarrollo Rural y la Ley del Plan de Desarrollo, declarados inconstitucionales por la Corte Constitucional.

Los hechos denunciados, y muchos otros de violencia contra los pueblos indígenas, violan artículos importantes de la Convención para la Eliminación de Todas las Formas de Discriminación Racial, como el articulo 2 cuando el Estado Colombiano, condena a los pueblos indígenas al acatamiento de políticas encaminadas al exterminio cuando estas son impuestas.

Por su parte, la delegación gubernamental, encabezada por Angelino Garzón, embajador de Colombia en Suiza, presentó un informe con diferentes acciones que, a juicio de los funcionarios, están destinadas a luchar contra la discriminación racial. Al respecto, los expertos miembros del Comité para la Eliminación de la Discriminación, formularon gran cantidad de cuestionamientos dirigidos a temas relacionados con la violación de los derechos humanos y el derecho internacional humanitario de los pueblos indígenas, la violación del derecho a la consulta previa, tanto en medidas legislativas como administrativas, las medias tomadas para proteger a los pueblos en vía de extinción, las ejecuciones extrajudiciales, entre muchas otras preguntas.

Por su parte, las respuestas del Estado a las preguntas que los expertos miembros del Comité extendieron, se limitaron a repetir apartes de la normatividad nacional ya mencionar los programas del gobierno, los cuales por supuesto no con garantía de respeto por los derechos de los pueblos indígenas.

Con esta información el Comité tiene la tarea de realizar un informe y recomendaciones al gobierno colombiano. Los pueblos indígenas quedamos a la expectativa de esas recomendaciones y del seguimiento que puedan hacer los miembros del Comité y otros mecanismos de Naciones Unidas relacionados con los derechos de los pueblos indígenas, con el fin de garantizar el respeto por los derechos de los pueblos indígenas en Colombia.

Ginebra 13 de agosto de 2009


Autoridad Nacional Indigena de Gobierno – ONIC
Autoridades Indígenas de Colombia – AICO
Fuerza de Mujeres Wayuu – SJW – FMW
Organización Wiwa Yugumaiun Bunkuanarrua Tairona - OWYBT

martes, 11 de agosto de 2009

En Mayapo: Muere estudiante Wayúu de un tiro en la cabeza

Saludos desde territorio Wayuu...!

Ahora el afán y la moda de los Guajiros y los turistas es ir a las playas de Mayapo, pero ignoran las muertes, desapariciones, amenazas, desplazamientos que en este Territorio Wayuu se están viviendo, gracias a los financiamientos de sicarios y grupos paramilitares para desaparecer a los Wayuu que allí habitan para dar pasos a los complejos Hoteleros que tienen pensado "desarrollar"... entre ellos DECAMERON RESORT.

Sienemabargo, las autoridades competentes no dejan de mostrar estos hechos como unos casos aislados, pero la lista de casos de violaciones de derechos humanos en este sector no termina, y lo peor, están en la impunidad...


A continuación unos hechos recientes:



[10 de agosto de 2009]


Como Yarleidys Paola Deluque Epieyú, de 18 años de edad, fue identificada por sus familiares, la persona muerta de un tiro en la cabeza, cuando al parecer intermediaba en una pelea.


El insuceso se presentó en el corregimiento de Mayapo, en jurisdicción de Manaure, sobre las 12 de la noche del viernes, en momentos cuando se realizaba una fiesta popular.


Las primeras informaciones recolectadas en las afueras de la morgue indican que en el lugar se presentó una pelea, a puños, pero muchas personas desenfundaron armas y al parecer iban agredir a su hermano, y ella se metió en el medio.


Deluquez Epiayu, era estudiante de la Institución Educativa Helion Pinedo Ríos, sede 7 de Agosto a donde cursaba sexto grado.


El levantamiento del cadáver se realizó en el Centro de Salud de Mayapo e indicó que Yarleidys Paola presentó una herida producida con arma de fuego con orificio de ingreso occipital derecho.


De este hecho de sangre sus familiares sindican a una persona reconocida en la región, perteneciente a la misma etnia. Por su parte, la Policía inició la correspondiente investigación para esclarecer los móviles y su autor.



Tomado de: http://el-informador.com/detgua.php?id=55256



En Riohacha: Atentan contra indígena Wayúu


[10 de agosto de 2009]

Un indígena resultó herido en momentos cuando se desplazaba en un automóvil la noche del sábado en el casco urbano de esta ciudad.


El infortunado responde al nombre de José Manuel Uriana, quien recibió una bala en la cara y se le incrustó en el pómulo izquierdo.


El hecho sucedió en la calle 15 cerca a la última bomba vía a Santa Marta, sobre las 9 y 25 minutos de la noche cuando en compañía de un compadre se movilizaban y con quien había departido desde el medio día.


El agresor se movilizaba en una motocicleta de color negro platino, y desenfundó el arma de fuego, en momentos cuando el automotor redujo la velocidad e impactó el automotor en tres oportunidades, disparando del lado del conductor.


Los médicos de inmediato prepararon al paciente para remitirlo a un centro asistencial de mayor complejidad. Minutos más tarde llegaron sus familiares quienes estaban angustiados sin saber que había pasado.


Una fuente cercana a la investigación indicó a este medio de comunicación que por las características de lo sucedido se pudo haber tratado de delincuencia común y lo más probable es que el atentado fuera dirigido al conductor.



Tomado de: http://el-informador.com/detgua.php?id=55258

sábado, 8 de agosto de 2009

Continúa el genocidio contra los pueblos indígenas: 64 asesinados en 2009




Por: Autoridad Nacional de Gobierno Indígena de Colombia


La Autoridad Nacional de Gobierno Indígena, ONIC, expresa su profunda preocupación e indignación por los recientes actos de violencia en los cuales han sido asesinados varios indígenas: ocho en las dos últimas semanas, 64 en lo que va corrido del año; 165 en apenas año y medio.



La cifra es alarmante y debe conmover la conciencia nacional y mundial, en 2008 y 2009 han sido registrados 165 asesinatos. Esto evidencia el sistemático genocidio al que están siendo sometidos nuestros pueblos. Hoy denunciamos nuevamente que no menos de cinco compañeros han sido asesinados en la última semana, en una ola de violencia desatada y sistemática en contra de autoridades, dirigentes y comuneros indígenas. La violencia desatada contra nuestros pueblos amenaza nuestra existencia como pueblos y culturas.



La cadena de exterminio indica que hay una clara intención de acabar con los pueblos indígenas del país; especialmente con nuestros hermanos de Nariño donde en el transcurso del año han sido asesinados 24 compañeros Awá; nuestros compañeros del pueblo Nasa del Cauca, donde han sido asesinados cinco compañeros en la última semana; y, recientemente se empieza a incrementar en otras regiones como en Putumayo, donde el día de ayer fue ultimado un reconocido dirigente: Edilberto Imbachi Mutumbajoy.



A estos se suman dos asesinatos en Antioquia, uno en La Guajira en las dos últimas semanas y la reciente muerte de dos niños Emberá en el Chocó y uno en Risaralda, dos niños Nukak en Guaviare, los cuales murieron por desnutrición y a causa de enfermedades prevenibles que se hubieran podido evitar de haberse tomado las medidas de salud eficientes por parte de las instituciones de gobierno encargadas.



HECHOS RECIENTES:



La noche del 2 de agosto, a las 10:00 p.m. en la comunidad de puerto Rosario, municipio de Puerto Guzmán (Putumayo) cuatro sujetos llegaron hasta la habitación del dirigente indígena Edilberto Imbachi Mutumbajoy y le propinaron varios disparos en su propia casa. Así lo denunció la Organización Zonal Indígena del Putumayo, OZIP, la cual, en representación de los pueblos indígenas del Putumayo, manifestó su profundo dolor y “rechazo del vil asesinato de nuestro líder y dirigente indígena”. Los funerales de Imbachi se llevaron a cabo en la ciudad de Mocoa, el 4 de agosto de 2009.



La OZIP sostuvo que “esta situación enluta una vez más a los pueblos indígenas del Putumayo y de Colombia, espacios donde con mucha claridad venía aportando nuestro líder Edilberto, para concertar acuerdos con instituciones públicas y privadas del orden local, regional, nacional e internacional, en procura de lograr mediante el diálogo y la concertación por el bienestar colectivo de los sectores marginados por el Gobierno colombiano”.



Imbachi ocupó varios cargos directivos de la OZIP, como también formó parte del Comité Ejecutivo de la ONIC y de la Organización Regional del Amazonas, OPIAC. Los responsables de este asesinato, aún no han sido identificados.



En otro hecho en el Cauca fue asesinado el pasado sábado 1 de agosto, el dirigente agrícola Wilson Ramón Vivas, de 42 años de edad en la comunidad de López Adentro Municipio de Caloto. Antes, el 26 de julio, había sido asesinado el también indígena Arnulfo Palacios Conda, en Guabito, en territorio de López Adentro, municipio de Corinto. Las denuncias fueron hechas por las autoridades indígenas del norte del Cauca, sin que hasta el momento se hayan aclarado los hechos.



Wilson Ramón “fue asesinado mientras se encontraba con su familia el pasado 31 de julio, cuando a la 7:20 de la noche cinco hombres encapuchados llegaron a su casa en la comunidad de López Adentro, y después de intimidar a su esposa Mariela Guejia y sus hijos Jonatan, Luz Adriana y Anggy Viviana, procedieron a asesinar a este humilde agricultor”, denunció la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca, ACIN.

Después del asesinato de Wilson Ramón, “se ha conocido la presencia de hombres vestidos de azul, encapuchados y armados en la zona. Frente a estos hechos las comunidad indígenas de López Adentro se ha declarado en Asamblea Permanente”, denunció Rafael Coicue, líder de esta comunidad. A esto se suma las constantes violaciones a los DDHH del pueblo Nasa y los asesinatos selectivos de autoridades y líderes indígenas de la región.



El mismo 26 de julio, pero al norte de Colombia, hacia las 7:15 de la noche, cuando se encontraba en su propia residencia ubicada en el barrio "La Cosecha" de Riohacha (La Guajira), fue asesinado, por hombres desconocidos que se movilizaban en una motocicleta, el docente Wayuú: Jacinto Herrera, de 38 años de edad.



La alianza organizativa Fuerza de Mujeres Wayuú expresó, ante la opinión pública nacional e internacional, su profunda preocupación por los sistemáticos hechos a violentos cometidos por estructuras armadas ilegales post-desmovilización de las AUC contra miembros del pueblo Wayuú, a lo cual se suma las constantes agresiones, intimidaciones y amenazas contra las mujeres Wayuú que adelantan el proceso de denuncia y visibilización por violaciones a los derechos humanos y colectivos del pueblo Wayuú.



Tampoco son ajenos a estas circunstancias los Emberá y Zenú de Antioquia. El pasado 20 de julio fue asesinado el indígena Embera eyabide Luis Orlando Domicó Majore de 32 años, al parecer por el Frente 18 de las FARC. Dos días después fue asesinada Ana Luz Soto, indígena del Pueblo Zenú.



La Organización Indígena de Antioquia, OIA, denunció con preocupación e indignación los hechos en su momento; “anunciamos estos cobardes y viles crímenes cuando aún no nos reponemos de la muerte de nuestro compañero Silverio Majore, quien murió apenas hace dos semanas víctima de una mina antipersona dejada por guerrilleros de las FARC ante el avance de tropas del ejército en territorio indígena, hecho ocurrido en el municipio de Ituango (Antioquia), lo que ha generado una situación de desplazamiento forzado hacia el casco urbano de indígenas y campesinos por los enfrentamiento que mantienen estos grupos en la zona”.



Indicó, la OIA, que en menos de dos meses se han cometido varios asesinatos por parte de los grupos armados a pobladores indígenas en diferentes zonas del departamento, como lo ocurrido hace dos meses sobre la muerte violenta de que fue víctima el gobernador indígena Manuel Martínez Velásquez, de la comunidad Zenú de Tigre II en el municipio de Caucasia el pasado 13 de mayo. “A lo largo de todo el departamento de Antioquia se viene haciendo señalamientos a nuestros hermanos indígenas de ser auxiliadores de uno u otro grupo, poniéndolos de manera infame como blancos de guerra”.



Las violaciones a los derechos humanos se han incrementado de manera alarmante tanto que en lo que va corrido del año han sido asesinados 64 compañeros, de casos documentados, pues hay regiones donde las comunidades no denuncian por temor a represalias de los actores armados y, los hechos quedan sin registro.



También en las dos últimas semanas cinco niños, tres Emberá de Chocó y Risaralda y dos Nukak del Guaviare, murieron a causa de desnutrición y enfermedades prevenibles y curables que no fueron tratadas por las instituciones de salud que inoperan en las regiones colombianas.



Ante estas circunstancias adversas para la pervivencia de nuestros pueblos EXPRESAMOS:



Nuestra preocupación en medio de estos difíciles momentos que atraviesan los pueblos indígenas de Colombia, bajo la amenaza de un conflicto que ha dejado a nuestros “pueblos en un situación, crítica, difícil y preocupante”, como lo expresará el Relator Especial para los Derechos Humanos y Libertades Fundamentales de los Pueblos Indígenas, James Anaya, en su reciente visita a Colombia.



No entendemos cómo, una vez denunciadas las gravísimas violaciones a los derechos humanos de nuestros hermanos indígenas en las diferentes audiencias con el Relator y, en las cuales se pretendía buscar soluciones a la crisis humanitaria de nuestras comunidades, en vez de mejorar haya empeorado esta situación con su visita.



RECHAZAMOS estos métodos de violencia que atentan contra la vida e integridad de nuestros hermanos indígenas y en contra de la autonomía de nuestros pueblos. Nos solidarizamos con todos ellos y con los familiares de las víctimas de estos actos violentos.

REITERAMOS nuestro llamado al Estado y al gobierno colombianos para que cumplan con su deber de proteger a los pueblos indígenas respetando su autonomía, integridad física, cultural y territorial, garantizando las condiciones necesarias para la pervivencia.



EXIGIMOS a todos los actores armados que respeten a los pueblos indígenas, así como a todos los pueblos indígenas y a la población civil de todo el país. Y, cesar ya el genocidio emprendido contra los hermanos indígenas particularmente del pueblo Nasa del Cauca.



SOLICITAMOS a los organismos de control como la Defensoría del Pueblo y la Procuraduría General de la Nación realizar un acompañamiento permanente a las comunidades y autoridades de los pueblos indígenas más vulnerados. Y a la Fiscalía General de la Nación y entes competentes para que inicien el proceso de esclarecimiento de los hechos, la judicialización de los autores materiales e intelectuales y así garantizar que estos hechos no queden en la impunidad.



INSTAMOS a organizaciones sociales nacionales e internacionales y a las organizaciones defensoras de Derechos Humanos para que demanden del gobierno colombiano la adopción de medidas urgentes, dirigidas a salvaguardar la vida e integridad de los miembros de los pueblos Indígenas del país.



Llamamos a la comunidad internacional a acompañar y estar alerta ante la grave crisis que se desata contra nuestros pueblos.





Consejo de Gobierno

Autoridad Nacional de Gobierno Indígena de Colombia

jueves, 6 de agosto de 2009

A propósito de las recientes declaraciones de Israel sobre La Guajira: ¿Qué busca la alianza Israel-USA en Colombia?



Por: Eliécer Jiménez




[5 de agosto de 2009] Dentro de la estrategia guerrerista del imperialismo norteamericano para ubicar mas bases militares en Colombia y aumentar su personal con la anuencia y colaboración del gobierno de Uribe, entregando nuestra soberanía, queda al descubierto que en la guerra todo se vale.



El gobierno norteamericano no pierde esfuerzo alguno en generar toda una guerra psicológica y “armar lazos de telaraña terroristas” como los que nos tiene acostumbrados el gobierno de Uribe con los falsos positivos, a fin de “convencer” a los colombianos ingenuos y latinoamericanos despistados, ahora con la supuesta ingerencia del gobierno iraní en America Latina y con este, la exportación, preparación y financiación del terrorismo fundamentalista en y desde Maicao, en La Guajira colombiana, claro y como para jugar a tres bandas “confirmar” que esto se hace con el patrocinio del gobierno de Hugo Chávez en Venezuela.



Pero esto no lo dicen los gringos, esto lo afirman sus aliados sionistas israelíes, así se desprende de la entrevista publicada en el periódico El Tiempo, este domingo 19 de julio de 2009, donde Dorit Shavit, directora general para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, habla.



Así dará la impresión que la “necesidad” de instalar más bases militares en Colombia es una urgencia manifiesta, ante el imperativo de luchar contra el “terrorismo” tanto nacional como internacional, desbordando la cacareada lucha contra el narcotráfico.



Blanco es y gallina lo pone, dice la adivinanza, Dorit Shavit, directora general para América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, señala que además “hay mezquitas que son utilizadas para recolectar dinero que se utiliza en la financiación de organizaciones terroristas en Oriente Medio”. Le preocupa, lo que llama, “penetración de Irán en la región”.


“No podemos negar que existe un objetivo comercial, pero me parece que Irán tiene otro interés. Esa penetración no es una cosa ingenua. Junto con la penetración iraní llegan también células del Hezbolláh. Por ejemplo, en La Guajira. Ahí también se puede ver amenazada Colombia. Irán también abrió una línea de vuelos directos entre Teherán y Caracas y parece que no son comerciales, porque ningún turista llega en ellos; llegan técnicos, diplomáticos y otro tipo de personas”.



Más adelante la funcionaria agrega que “conocemos que en los últimos años también se formaron células en La Guajira y hay bastantes mezquitas, que no sólo sirven para celebrar ceremonias religiosas, sino también para recolectar dinero y mandar a Oriente Medio. Dicen que ese dinero es para ayudar a las personas que perdieron a un familiar en las guerras contra Israel, pero la verdad es que sirve para comprar armas para las organizaciones de terrorismo” (El Tiempo, 19 de julio de 200).


Recordamos que esta no es la primera vez que los gobiernos norteamericanos han lanzado el baldado de agua sucia sobre Maicao y en especial, la comunidad árabe y musulmana que habita allí, o sino basta mirar algunos comentarios salidos del pentágono donde indicaron que algunos de los “terroristas” que participaron en la caída de las Torres Gemelas, habían vivido en la ciudad comercial de Maicao.
Esta la estrategia para los gringos, ¿pero es nueva esta clase de afirmaciones por parte de los israelíes?, les digo no, no es nueva.



El 1 de abril de 2009, Ely Karmon, investigador israelí del Instituto Internacional para la Lucha contra el Terrorismo (ICT) de Israel y del Instituto de Política y Estrategia del Centro Interdisciplinario (IDC) en Herzliya, (Israel), hablando para el periódico El País de España y haciéndole eco al Secretario de Defensa de EE.UU., Robert Gates dice: “En 2006 fue descubierta en Venezuela una facción latinoamericana de la milicia islamista de Hezbolláh que intentó un ataque muy primitivo contra la Embajada de Estados Unidos en Caracas (sic). El jefe era un líder Wayúu llamado Teodoro Darnott, que había creado la Autonomía Islámica Wayúu, conformada por conversos de su tribu. Hay fotos de él con mujeres de su comunidad que utilizan el mismo lenguaje de Hezbolláh y están cubiertas como musulmanas, pero no de negro sino de blanco. En diciembre, Darnott fue condenado a 10 años de prisión. Originalmente era una organización marxista. Darnott dice que su conversión empezó en una mezquita en Maicao. Luego fue a Cali y a Bogotá, y después fue contactado por un miembro del Hezbolláh libanés en Argentina, que lo convenció de transformar su organización en un Hezbolláh venezolano. Darnott dice que en 2001 y 2004 Hezbolláh de Argentina le propuso mandarle morteros, plásticos y armas desde Paraguay, con la ayuda de las Farc. Estas organizaciones siempre se financian con el narcotráfico. Hace dos años, en la triple frontera de Brasil, Argentina y Uruguay fue descubierta una red al servicio de Hezbolláh dedicada al lavado de dinero y al tráfico de armas y drogas. Las investigaciones mostraron que tenía lazos con otros grupos de Hezbolláh en zonas de libre comercio, como Iquique en Chile, Isla Margarita en Venezuela y Maicao en Colombia. Este es un modus operandi para implantar células”.



“Estos falsos positivos israelíes” dan risas, tanto que están como algunos Wayúu cuando son detenidos en La Guajira por posesión ilegal de armas para cazar sus conejos, les aseguran al fiscal que ellos son “paracos de las Farc” (sic). Cualquiera que tenga los cinco sentidos bien puestos e investigue sobre este personaje, se dará cuenta que, Teodoro Darnott, es un “pobre” desquiciado mental.



Lo que si es cierto es que la totalidad de la comunidad árabe residente en Maicao son defensores de la lucha y del pueblo Palestino, y que hay colombianos que practican la religión musulmana (Ver el blog de Pedro Delgado Moscarella, Islam en La Guajira Colombiana) pero lo curioso de todo esto, es que esta mayoría árabe musulmana tienen nacionalidad canadiense, incluido el cónsul honorario y en materia y participación política, qué curioso, los que tienen nacionalidad colombiana, hasta uribistas son en su mayoría.



Ali Ibrahim Fakih, nacido en Maicao, y presidente del Polo Democrático Alternativo en Maicao, dice que “viven mas de 2 mil 500 árabes que en su gran mayoría se congregan en la Mezquita Omar y son de diferentes etnias, pero ni apoyan, ni financian el terrorismo, somos una comunidad de paz y comercio, que nos integramos a Colombia legalmente”.



Tienen estas comunidades árabes sus mezquitas Shiitas y Sunitas, al igual su colegio que esta al servicio de la comunidad maicaera, la crisis economica les ha golpeado duro y unos dos mil han emigrado a otras latitudes.



¿Y que buscan los israelíes también en Colombia?



Les recuerdo, algunos datos e informaciones de como Israel ha metido su mano asesina en Colombia:



1. En 1983, Carlos Castaño, uno de los más sanguinarios paramilitares colombianos, recibió entrenamiento militar en Israel, y a decir de él mismo en el libro Mi Confesión: “De allí vine convencido de que es posible derrotar a la guerrilla en Colombia”. También Salvatore Mancuso, otro de los jefes del paramilitarismo colombiano, recibió adiestramiento en aquel país.



2. Además, en 1987, la empresa de “seguridad” Hod He’ hanitin (Sperhead Ltd.), dirigida por el coronel israelí (r) Yair Klein, empezó a entrenar paramilitares en Puerto Boyacá; 16 entrenadores militares israelíes y algunos británicos impartieron un curso de 45 días en Colombia, en la finca “La Cincuenta”.



3. El acuerdo militar Colombo-Israelí de abril de 1988 fue el que selló la compra de los Kfir C2 y su actualización a C7, sin embargo, éste acuerdo también incluyó la actualización de toda la flota de Mirage 5. Ésta actualización consistía en colocarle tuberías Canard a los Mirage para poder ser reabastecido en el aire, modificación del fuselaje para poder portar mas armamentos, nuevos sistemas de tiro, instalación de radar, entre otros cambios. Estas modificaciones se llevaron a cabo en el Comando Aéreo de Mantenimiento de la FAC con asesoría de técnicos de la IAI (Israeli Aircraft Industries), es por ello que el nombre de los Mirage Colombianos son así Mirage 5 COA (Comando Aéreo de Mantenimiento).



4. Klein salio del país, pero, en 2001 fue la venta triangulada de 3 mil fusiles AK-47 y 2.5 millones de municiones. Negocio acordado en Guatemala por Oris Zoller, director de la empresa GIRSA, filial del de la industria bélica israelí, destino de las armas, los paramilitares en Colombia.



5. 2008, el Mayor General Yisrael Ziv, tiene presencia oficial en Colombia, general (r) del Ejército de Defensa de Israel, representa un “salto de calidad” en los planes guerreristas subregionales de Uribe y su ministro de Defensa, Juan Manuel Santos. Vino a Colombia por 10 millones de dólares. Ziv, figura en la nómina de Counterterrorism International y es miembro de la Task Force on Future Terrorism (FOTFF), creada en junio de 2006 por la Oficina de Seguridad de la Patria de… ¿Israel? No, de Estados Unidos. Su experiencia lo delata: en octubre de 2002, al mando de la Brigada Givati, Ziv invadió el campo de refugiados de Al Amal (Gaza). Las tropas de infantería, tanques y carros blindados causaron una masacre en la que murieron ancianos, mujeres, inválidos, niños y bebés.



“En Colombia, la base de operaciones de Ziv queda en Tolemaida, departamento del Tolima. Su injerencia es al más alto nivel. El viceministro de Defensa, Sergio Jaramillo, calificó de “preciosa” la asistencia israelí. “Son como sicoanalistas para nosotros: nos plantean temas en los cuales no habíamos pensado”. ¿Cuáles serán?” (José Steinsleger, Diario La jornada, 19 III-2008).



6. Además, Israel es, en la actualidad, uno de los principales proveedores de armas del ejército y la policía colombianas, que utilizan rifles de asalto M – 16 y Galil (del mismo calibre), la patente pertenece, a las industrias militares norteamericanas e israelíes. Israel, montò una fabrica de fusiles Galil en Bogotá, donde se manufacturan todas las piezas del arma menos el fusil, que se importa de Israel.



La respuesta de qué busca Israel aquí en Colombia la da el mismo ministro de Relaciones Exteriores de Israel, Avigdor Liberman, en su visita del 28 y 29 de julio de 2009 a Colombia. Aunar los intercambios “comerciales” de Israel y Colombia.



Lo que si nos queda claro es que esta triple alianza USA-Israel-Uribe, solo busca cortarle el camino a los vientos de cambios democráticos que soplan en diversos países de America Latina.



_______________________________

+Este análisis, fue elaborado basado en el artículo publicado en el diario El Tiempo, 19 de julio de 2009.
* Eliécer Jiménez, Periodista, Relacionista Internacional.

Tomado de: http://www.senadoragloriainesramirez.org/index.php/2009/08/alerta-que-busca-la-alianza-israel-usa-en-colombia/

miércoles, 5 de agosto de 2009

«Las autoridades deben proteger a la población civil»: Defensor del Pueblo Regional La Guajira

«Las autoridades deben proteger a la población civil»: Defensor del Pueblo Regional La Guajira

[18-07-2009] Las autoridades están en la obligación de proteger a la población civil, aseguró el Defensor del Pueblo Fernando López Suárez, refiriéndose a un informe de inminencia de riesgo a las comunidades de los municipios de Riohacha y Dibulla.

Dijo que el informe es de público conocimiento, y que la Gobernación, las alcaldías de Riohacha y Dibulla, Ejército, Das, Policía, Fiscalía ya lo conocen, para que tomen las medidas y preservar los derechos fundamentales de la población civil.


El funcionario, preciso que la situación es delicada, y que de acuerdo al informe en los municipios citados, se encuentran operando grupos de postdesmovilizados, de “Los Paisas” y las “Autodefensas Gaitanistas de Colombia”, que delinquen y privan de la vida a personas de bien. Recordó que esas agrupaciones intimidan a través de la extorsión, y homicidios selectivos.


Insistió que existe un temor muy elevado de la población de los municipios de Riohacha y Dibulla, por lo que urge que la fuerza pública reactive las medidas preventivas para contrarrestar el accionar de esos grupos irregulares.


Agregó, que en el informe se brindan unas recomendaciones especiales a las autoridades que deben salvaguardar la vida de los ciudadanos de bien, y recomendó que lo implementaran para evitar que la situación se salga de las manos.


El Defensor del Pueblo, Fernando López Suárez, requirió a las autoridades para que no olviden que existe un informe de inminencia de riesgo que es real, que se debe estudiar para desarrollar nuevas estrategias que eviten que esos grupos irregulares sigan cobrando la vida de personas de bien.

..

Wayúu rechazan versión de base de Hezbollah en La Guajira

Caracas, 27 de julio de 2009 (PL) Indígenas Wayúu que habitan en La Guajira negaron acusaciones de autoridades israelíes sobre la supuesta instalación de una base de grupos armados extranjeros amparados por Venezuela.

Así lo informó hoy la ministra de los Pueblos Indígenas, Nicia Maldonado, quien afirmó que en ese departamento de la frontera nordeste de Colombia con Venezuela lo que existen son 12 clanes Wayúu organizados en consejos comunales luego del gobierno del presidente Hugo Chávez.

Esa versión de la existencia de células terroristas de Hezbollah en territorio venezolano es una evidencia más de este mundo al revés donde los israelitas matan niños en Palestina y dicen que somos nosotros los terroristas, subrayó Maldonado en el programa Despertó Venezuela.

La titular señaló que el imperialismo norteamericano quiere importar el terrorismo a América Latina, mientras la instalación de las bases militares yanquis en Colombia es un ataque a la paz y la tranquilidad de la región.

Comunidad colombo-árabe de Maicao (La Guajira), niega nexos con Hezbolá


Por: PAOLA BENJUMEA BRITO


Las declaraciones de la directora de América Latina y el Caribe del Ministerio de Relaciones Exteriores de Israel, Doris Shavit puso nuevamente en la mira a la comunidad musulmana de Maicao.



Shavit habló sobre la supuesta aparición de células de Hezbolá en La Guajira, En Maicao habitan por lo menos 1.000 colombo-árabes dedicados en su mayoría al comercio.



En una entrevista publicada por El Tiempo l pasado 19 de julio, Shavit dijo conocer que en los últimos años Irán ha formado células de Hezbolá en La Guajira y que “hay bastantes mezquitas, que no sólo sirven para celebrar ceremonias religiosas, sino también para recolectar dinero y mandar al Medio Oriente”.



Omar Elneser Osman, presidente de la Asociación Benéfica Islámica de Maicao, asegura que estas afirmaciones no tienen ningún fundamento y que hacen parte de la estigmatización de la que han sido víctimas por más de una década por el simple hecho de ser musulmanes.



“Decir que en Maicao hay células de Hezbolá es una mentira. Nosotros tenemos nuestra mezquita, la única que hay en toda La Guajira, y no la utilizamos para nada de lo que ellos dicen. Dentro de los pilares del Islam hay algo que se conoce como el zakat que es una donación voluntaria que tú haces todos los días o las semanas, de acuerdo a lo que ganas”, explica Elneser.



Ese dinero, según él, es usado para colaborar con obras sociales y para ayudar a las familias que tengan dificultades económicas.



Para Elneser no existe ninguna razón para que la organización islamista Hezbolá quiera penetrar a Colombia. “Este es un grupo del Líbano que defiende al país contra Israel, no tiene nada que venir hacer a América o a Colombia, ¿A quién va a venir a atacar si ellos son un grupo político armado que defiende al Líbano?, no le hallo ningún sentido a eso”, advierte.



El comerciante Samir Waked, quien también es miembro de la Asociación Benéfica Islámica de Maicao y lleva 30 de sus 54 años viviendo en el país, coincide con Elneser en que no hay ningún interés para que un grupo como Hezbolá se establezca en La Guajira y asegura que los colombo-árabes que residen en el departamento no tienen vínculos con ese grupo.



“Nosotros no tenemos nexos con grupos políticos fuera de Colombia, ni con Hezbolá ni con ningún otro. Inventan estas cosas para que la comunidad islámica esté en posición de defensa y de miedo”, afirma Waked.



Tras la aparición de la entrevista, los representantes de la comunidad islámica están elaborando un comunicado para sentar su voz de protesta, con el respaldo de las autoridades civiles de Maicao. “Estamos molestos con esta situación porque no puede ocurrir que año tras año salgan este tipo de informaciones por el simple hecho de que venga un canciller de Israel a Colombia”, señala Elneser.



29 de julio de 2009

Especial para EL TIEMPO

MAICAO (LA GUAJIRA)

domingo, 2 de agosto de 2009

El veredicto

Por: Alfredo Molano Bravo

[2 de agosto de 2009]

A las 3 de la tarde llegaron a la ranchería cinco alijunas, es decir, gente que no tiene madre Wayúu. Pidieron cerveza helada y gasolina, sin saludar. Lo primero es usual, lo segundo, un agravio. Los atendió Ainaka, una mujer joven, bella, vestida con una manta amarillo quemado. Brillaba. Solía decorarse con parisi, un hongo que impide las quemaduras del sol. Su marido andaba traficando por la baja Guajira. Es comerciante: lleva chivos y trae hilo Carmencita con el que su mujer teje chinchorros y mochilas. Les sirvió a los desconocidos y alharaquientos afueranos dos tandas de cerveza sin mirarles la cara. No por vergüenza, sino por altivez. Bebían taureteándose en sillas de madera recostadas contra una pared blanca. El calor parecía sembrado. Apenas de vez en cuando asomaba un vientecito que les levantaba los faldones de sus camisas a medio abotonar y dejaba al descubierto los pistolones que llevaban.



Cuando el sol se amansó, fueron llegando conocidos por ella, que saludó con un waré amistoso. Pero no pidieron cerveza, sino una botella de Old Parr que se fueron bebiendo puro, a pequeños trancos, en vasitos de plástico echando la cabeza atrás. Alijunas y Wayúu no se miraban: se observaban, se vigilaban, se estudiaban. El aire pesaba. La mujer corrió la reja del mostrador y siguió atendiendo, recelosa. Los alijunas pidieron música. Un picó gigantesco comenzó a botar vallenato corrido. Parecía una tregua. El whisky calentaba las vísceras, la cerveza soltaba las lenguas. Provocadores, los forasteros pidieron también Old Parr. La mujer se negó con un no hots que sonó como un balazo, una raya entre los de acá y los de allá. Insistieron con una paisana por delante que casi era una declaración de guerra. Ainaka, en silencio, cerró las puertas de la tienda. Los Wayúu en silencio se retiraron uno detrás de otro. Los alijunas se quedaron. Encendieron el equipo de sonido de su camioneta blindada a todo volumen y en vez de vallenatos pusieron corridos norteños. Destaparon una botella de ron. Una hora después, el trago se acababa. Golpearon las puertas de la tienda. Volvieron a golpear. Ainaka abrió una pequeña ventana. Un brazo poderoso alcanzó a cogerla por el cuello: ¿Nos va a servir, o no? Silencio. Otra mano rápida relampagueó un cuchillo. La sangre de Ainaka saltó sobre el asesino.



El viento salado despertó al pueblo. Los gritos corrieron de lado a lado: “¡Degollaron a Ainaka, la degollaron!” La venganza se arremolinó. Las armas largas se cargaron. Los celulares sonaban. Todas las rancherías quedaron en alerta: cinco paisas mataron a una Wayúu. Las trochas se cerraron. Los paisanos morirían a bala o morirían de sed. Al final de una salineta, al lado de un cementerio, la trampa estaba armada. Los cinco hombres sintieron el cerrojo. En una curva, la camioneta dio el bote y quedó patas arriba. El calor debió apretar a los asesinos hasta cuando salieron a respirar. Los Wayúu los miraban. Sólo los miraban con mil ojos. El sol hizo lo propio. A las 2 de la tarde los cuchillos hicieron su agosto en las yugulares de los alijunas. Los alaulayuu, las más respetadas autoridades, dieron el veredicto: “Las mujeres y los niños no se tocan en ninguna guerra; los paramilitares no podrán volver a pasar de Cuatrocaminos hacia arriba”.



Tomado de: http://www.elespectador.com/columna153915-el-veredicto

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India