Tu eres el visitante No.

sábado, 24 de noviembre de 2007

Lideres indígenas piden a ex paramilitar aclarar crímenes en comunidades Wayúu

por El Informador Friday, Nov. 23, 2007 at 10:29 AM
mensajes@el-informador.com

"Con la resolución de acusación proferida en las ultimas horas por la Fiscalía General de La Nación contra de Alfonso Samper Cantillo, alias "Lucho" esperamos que se aclare de una vez por todas, el plan de exterminio contra indígenas Wayúu que al mando de Jorge 40, él lideró en nuestro territorio" .

"Con la resolución de acusación proferida en las ultimas horas por la Fiscalía General de La Nación contra de Alfonso Samper Cantillo, alias "Lucho" esperamos que se aclare de una vez por todas, el plan de exterminio contra indígenas Wayúu que al mando de Jorge 40, él lideró en nuestro territorio". Así lo informó, Juana Pushaina*, una de las lideres Wayúu del municipio de Maicao donde hasta hace poco, este cabecilla del grupo emergente 'Águilas Negras' concentró su influencia.

La dirigente aseguró, que los paramilitares iniciaron la campaña de exterminio durante los años 2002 al 2004, en los corregimientos de La Majayura y Carraipia, con el fin de apoderarse de sus territorios y controlar rutas estratégicas para el tráfico de armas y droga y el contrabando de combustible en la frontera con Venezuela.

"Bajo el mando de alias 'Lucho', capturado el pasado 28 de febrero en Soledad (Atlántico) y recluído en la cárcel Nacional Modelo de Bogotá, cerca de 50 paramilitares sembraron el terror en las rancherías Ishapaa, Atnamana, Nouna de Campamento, Waimayaa, Tuctu y Ma'ashou, de donde se llevaron a personas que posteriormente fueron halladas asesinadas y con señales de tortura" dijo Juana Pushaina.

A raíz de las masacres y muertes selectivas, cientos de indígenas salieron huyendo hacia Venezuela, donde algunos se encuentran todavía refugiados.

«El hecho de que los Wayúu sean binacionales ocultó la magnitud del desplazamiento forzoso provocado por los paramilitares. Aún se desconoce el número de personas desplazadas, desaparecidas, asesinadas y amenazadas por los 'paras' en La Guajira «, dijo Karmen Ramírez Boscan, vocera de una organización de mujeres Wayúu víctimas del conflicto.

Para Ramírez, el control paramilitar y sus consecuencias no sólo se ha presentado en la Alta Guajira, donde en abril del 2004 fueron masacradas 12 personas de la etnia Wayúu, sino también en la media y baja Guajira, donde los paramilitares han desaparecido familias enteras.

Como se recordará, alias "Lucho", deberá responder ante un juez de la República como presunto responsable de los delitos de homicidio, concierto para delinquir agravado y uso de documento falso.
Según la investigación de un fiscal de Derechos Humanos y DIH, las pruebas comprometen la responsabilidad de Samper Cantillo en el asesinato de Alfonso Paz Usayú, líder Wayúu, cometido el 23 de abril de 2003, cuyos restos fueron hallados en el cementerio de la ranchería Ma'ashou, cerca de Maicao. La identificación de la víctima se logró por prueba de ADN.

Así mismo, el procesado, quien antes de la desmovilización era el encargado del ala militar del "Frente de Contrainsurgencia Wayúu" de las autodefensas, está vinculado a investigaciones de masacres cometidas en la península de La Guajira.

(*) Nombre cambiado a petición de la entrevistada.
www.el-informador.com/detgua.php?id=23369

sábado, 10 de noviembre de 2007

Sobre las confesiones de alias jorge 40

Por: Karmen Ramírez Boscán

Actualidad Étnica, 09/11/2007. Mientras por un lado alias "Jorge 40", ante la posibilidad de perder los beneficios jurídicos contemplados en la llamada "Ley de Justicia y Paz", se vio impelido a reconocer algunos de los crímenes cometidos por sus estructuras armadas y sobre los cuales al parecer la Fiscalía General de la Nación tenía pruebas documentadas que lo involucraban, por el otro guardó total hermetismo sobre graves hechos trágicos en los cuales las víctimas privilegiadas fueron comunidades del pueblo Wayúu del entorno de Maicao (La Guajira) y en los que el llamado "Bloque Norte de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC)" tuvo participación activa.

La estrategia de alias "Jorge 40" para procurar una justicia a su medida y de paso persistir en su empecinado empeño de burlarse de la casi interminable lista de víctimas Wayúu que cayeron asesinados o fueron desaparecidos por paramilitares sujetos a su mando, está quedando al descubierto. Por una parte ha venido inscribiendo los crímenes cometidos contra los Wayúu ya sea como parte de una pretendida lucha contrainsurgente o como acciones de lucha contra el crimen organizado, en tanto que por la otra reconoce ciertos crímenes que lo comprometían ampliamente, como camino para seguir manteniendo oculta su responsabilidad en otros que por largo rato fueron invisibilizados, gracias a la complicidad, a la tolerancia y a la aquiescencia de políticos y gremios de la región, usufructuarios del paramilitarismo.

En la estrecha lógica de alias "Jorge 40", el que sus estructuras mafiosas hayan asesinado o desaparecido a casi doscientos Wayúu es meramente un dato episódico, puesto que lo que hay que tener en cuenta, según él, es que cayeron abatidos guerrilleros y delincuentes de toda laya, lo que ciertamente no deja de ser una afrenta a la memoria, al honor y a la dignidad de los muertos Wayúu.

Pero nuestros muertos ni eran guerrilleros ni eran delincuentes y, ante el hipotético caso de que algunos hubieran podido serlo, hay que recordar que en territorio Wayúu el patrón común a la totalidad de asesinatos y desapariciones cometidos por paramilitares se caracterizó por operaciones realizadas al margen de acciones de guerra o de enfrentamientos armados y en los que las víctimas fueron siempre civiles y gente desarmada e inerme.

Así es que la pretendida postura de "héroe" que en cada una de sus versiones libres ha querido posicionar alias "Jorge 40", vociferando destempladamente que su gran "obra" fue despejar de insurgencia y delincuencia a amplias regiones del Caribe, no deja de ser un eufemismo para esconder el real interés que subyace a las acciones armadas realizadas: su enriquecimiento personal y el de sus amigos y aliados tanto en la política como en la economía.

Los Wayúu que hemos sido víctimas de la demencial máquina de guerra de "Jorge 40" no compartimos, no podemos compartir, el inusitado optimismo que en algunos sectores ha despertado estas confesiones, todavía fragmentarias y a cuanta gotas, que ha venido haciendo, en el marco de la llamada "Ley de Justicia y Paz", alias "Jorge 40" y otros criminales paramilitares, por cuanto confesar crímenes solamente en la medida en que hay evidencias que lo responsabilizan o sobre hechos que por sus características y lugar donde ocurrieron tienen estampada su firma, no es el mejor camino para transitar hacia la justicia y hacia la verdad que reclaman las víctimas Wayúu.

Las víctimas Wayúu no nos podemos conformar con una fragmentaria y parcializada verdad. Es claro que una verdad a la medida de alias "Jorge 40" no es satisfactoria para nosotros. La verdad debe responder ineludiblemente a las expectativas de las víctimas y sobrevivientes y no a las necesidades de los victimarios y sus aliados regionales en la política y en la economía. Definitivamente no es suficiente con que, con el propósito simplemente de enviar pálidas demostraciones de colaboración con la justicia, se confiesen y reconozcan algunos crímenes, mientras se persevera no sólo en justificarlos sino, lo que es más frustrante, mientras se arrojan otros crímenes a las aguas fangosas de la desmemoria y de la impunidad.

Nuuk, capital de Kalaallit Nunaat (Groenlandia), 09 de noviembre de 2007.

viernes, 9 de noviembre de 2007

'Jorge 40' acepta masacres cometidas en La Guajira y Magdalena

Aunque contradijo los informes de la Fiscalía y versioens de los familiares de las víctimas, el ex jefe 'para' precisó que fueron órdenes de Carlos Castaño.

Por estos hechos la Fiscalía le contabilizó 52 homicidios, 30 de estos en Playón de Orozco, corregimiento de El Piñón (Magdalena).

También 600 desplazamientos forzados hacia Venezuela y 30 desaparecidos, todos miembros de la etnia wayú; y el hurto de 2.500 cabezas de ganado.

El reconocimiento de estos casos los realizó en la mañana de ayer en respuesta a una serie de preguntas que en sesiones pasadas les hicieron llegar familiares de las víctimas.

Sobre Playón de Orozco, un brutal episodio ocurrido el 9 de enero de 1999, en el que además de matar a 30 personas los paramilitares incineraron 21 viviendas, Tovar Pupo dijo que el reporte que tenía solo era de nueve muertos.

Respecto a la orden de masacrar a esta humilde población indicó que la impartió Carlos Castaño como parte de una escalada nacional "por una acción que había hecho la guerrilla", pero no aclaró que fue lo que hizo la subversión que provocó esta reacción del extinto comandante de las Autodefensas. La Fiscal tampoco se lo preguntó.

La matanza de Playón de Orozco, ocurrida en un día festivo en el que se celebraban bautizos y graduaciones, fue dirigida según 'Jorge 40' por una mujer apodada 'Yolanda' o 'La Mona', de la cual no se sabe si está entre los grupos de desmovilizados.

Los hechos de La Guajira

De las acciones en La Guajira aceptó la masacre de Bahía Portete, ocurrida el 18 de abril de 2004.

Allí fueron asesinados cuatro personas de la familia indígena Finse, y se reportó la desaparición de 30.

Esta incursión 'para' fue la que provocó el desplazamiento hacia Venezuela.

'Jorge 40' desmintió el informe y dijo que no hubo desaparecidos ni desplazamiento forzados.

"Esa fue una acción contra esta casta indígena en particular (los Finse), que tenía un grupo armado dedicado al secuestro y al pillaje.

Los muertos cayeron en el fuego cruzado y los desplazados están en Venezuela en casa de familiares, que no le mientan al proceso", insistió.

Otra masacre en La Guajira fue la del municipio de Villanueva, ocurrida el 8 de diciembre de 1998 en el barrio El Cafetal.

En ese ataque murieron 11 personas, que según los habitantes fueron sacados de sus viviendas con lista en mano.

"La 'operación militar' se ordenó porque ese era un barrio-campamento del frente 'Luciano Ariza' del Eln.

Se escogió la madrugada de 'velitas' porque sabíamos que la gente iba a estar borracha por la celebración de las fiestas, y así se facilitaban las cosas", reconoció '40'.

Tovar Pupo también admitió la muerte de los agentes de Policía Fiscal Aduanera Luis Eduardo Perdomo Cortés y Wilson Antonio Barbosa Rincón, registrada el 26 de abril del 2003 en Puerto Nuevo, en la alta Guajira.

Igualmente la matanza en el corregimiento de Monguí (La Guajira), donde las Auc mataron a Élida Brito, Gersel Pinto Ditta y a Cristian Manuel Acosta Britto.

ROBERTO LLANOS RODADOCorresponsal de EL TIEMPOBARRANQUILLA

martes, 6 de noviembre de 2007

Sacan a indígenas wayuu por desbordamiento del río Ranchería en La Guajira

Algunas comunidades se encuentran aisladas porque los caminos están completamente anegados. Los afectados han tenido que ser sacados en lanchas.

El personal de la Defensa Civil, con el apoyo del Ejército, trabajaba ayer lunes en el rescate de decenas de indígenas wayuu que viven en varias de las rancherías localizadas en las márgenes del río Ranchería, que se encuentran anegadas e incomunicadas desde el viernes.

El desbordamiento del caudal y algunos de sus afluentes, a causa de las severas y constantes lluvias que han caído en la región, mantiene a unas 1.300 familias en emergencia en la zona rural de Riohacha y Manaure, según datos del Comité Regional de Prevención y Atención de Desastres.

La mayoría de los caminos se encuentran completamente cubiertos de agua, lo que dificulta la llegada de los organismos de socorro con ayudas humanitarias. Las inundaciones alcanzan hasta un metro de altura.

Desde el domingo, por lo menos 60 personas, en su mayoría mujeres y niños, han sido evacuados en lanchas de Cucurumana, Torokí y Mantekaí, tres de las comunidades más afectadas por la creciente en zona rural de Riohacha. Los indígenas fueron ubicados en un albergue frente a las instalaciones del batallón Cartagena.

Algunos de los afectados empezaron a salir por su cuenta hasta la carretera para pedir ayudas. "El agua se metió en las casas y se llevó los chivos y las gallinas y ya no tememos que comer", dijo el indígena Luis Ángel Uriana, quien atravesó la corriente del río Ranchería desde Cucurumana, a unos 12 kilómetros de la vía Troncal del Caribe.

En tanto, Sandra Ospino, quien llegó el domingo al albergue se mostraba angustiada porque sus cuatro pequeños se habían quedado en el rancho anegado. "Pa¿allá no pasan carros y tuve que venirme por ese poco de agua para llevarle alimentos a mis hijos. Ahora me da miedo que se vayan a bañar al arroyo y se ahoguen", anotaba la mujer, al tiempo que intentaba convencer a los socorristas de que la llevaran de vuelta a la comunidad de Villa Ranchería.

RIOHACHA
http://www.eltiempo.com/nacion/caribe/2007-11-06/ARTICULO-WEB-NOTA_INTERIOR-3803545.html

domingo, 4 de noviembre de 2007

Elección de gobernador de La Guajira en vilo por presuntas irregularidades

Una raya sobre una de las casillas, que sería error de impresión, provocó la anulación de un alto porcentaje de votos, denunció Miguel Murgas, que perdió frente al ex gobernador Jorge Pérez Bernier.

La aparición de una pequeña línea sobre la casilla del candidato Jorge Pérez Bernier, del Movimiento El Pueblo Decide, y el hecho de que esto pudiera haber incidido en los resultados de la votación, tiene en vilo el nombre del nuevo mandatario.

Pese a que el pasado 28 de octubre, agentes del DAS y el CTI de la Fiscalía, decomisaron 921 tarjetones premarcados en El Molino y tras una revisión establecieran que eran legítimos y que la anomalía obedecía a un error de imprenta, el candidato liberal Miguel Murgas Núñez denunció un presunto fraude electoral. Afirma que esta irregularidad se presentó en todo el departamento y que provocó la anulación de una gran cantidad de votos.

"Esa raya (en el tarjetón) generó una distorsión de la voluntad popular, porque cuando marcaban mi nombre la tomaban como intención de voto y lo anulaban; asimismo, tarjetones que quedaron sin marcar eran sumados al candidato Jorge Pérez", reclamó Murgas, quien perdió frente a Pérez con una diferencia de 5.226 sufragios. En total fueron 3.341 votos nulos.
Murgas dice tener evidencias de actas de votación en las que consta que de cada cinco tarjetones uno venía premarcado. "Estimamos que sean unos 40 mil tarjetones, lo cual tendría un impacto muy grande desde el punto de vista de la decisión electoral porque hoy la diferencia con el otro candidato es de 2,35 por ciento", aseguró.

Ante la situación de premarcación de los tarjetones, el Procurador Regional de La Guajira, Carlos Daza Díaz, les solicitó el pasado 31 de octubre a los miembros de las comisiones escrutadoras municipales recontar los votos anulados mesa por mesa, con el propósito de verificar si hubo transparencia en el proceso.

El delegado departamental de la Registraduría, Bernardo Franco Ramírez, dijo a EL TIEMPO que tras finalizar los escrutinios municipales no se registró ninguna variación en los resultados. Sin embargo, serán los escrutinios departamentales que se inician hoy a las 9 de la mañana en el comando de la Policía, los que pongan fin a la polémica y definan quién se queda con el primer cargo del departamento.

RIOHACHA
Tomado de:

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes | Justin Bieber, Gold Price in India